Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz, se ha intentado quitar la vida en prisión, según una información a la que ha tenido acceso Espejo Público.

Quezada tuvo una discusión con otra presa que provocó que fuera trasladada a aislamiento. Ahí, con una cuchilla desechable, intentó quitarse la vida, pero los funcionarios de prisiones lograron evitarlo.

El suceso, del que se ha tenido constancia ahora, tuvo lugar el pasado 31 de diciembre.