Ana Julia ha admitido en el juicio sobre el crimen de Gabriel que su hermana se casó con un español y fue quien le trajo a Burgos, y la metió en la prostitución.

Reconoce que vino engañada y que se encontró con todo el panorama de que su hermana tenía un puticlub y querían que "yo trabajara en él".