41.002500

Publicidad

Coronavirus

Amnistía Internacional denuncia que las medidas contra el coronavirus en las residencias han vulnerado "al menos 5 derechos humanos"

Amnistía Internacional considera que las medidas contra el coronavirus adoptadas en la Comunidad de Madrid y Cataluña "se implementaron de forma incoherente" y no llegaron a dotar de acceso adecuado a los servicios de salud a las personas mayores que viven en residencias.

En resumen

"Abandonadas a su suerte" así considera Amnistía Internacional que están las personas mayores en las residencias en España durante la segunda ola de coronavirus. La ONG ha denunciado que la situación en las residencias sigue siendo "alarmante" ya que no se están derivando a los pacientes a hospitales, no se garantizan las visitas de familiares, ni se ha reforzado el personal.

Con un estudio titulado 'Abandonadas a su suerte: La desprotección y discriminación de las personas mayores en residencias durante la pandemia COVID-19 en España", Amnistía Internacional analiza la situación en las residencias de personas mayores de Madrid y Cataluña y lamenta que las medidas adoptadas tras la primera ola de coronavirus han sido "insuficientes e inadecuadas" y han vulnerado "al menos cinco derechos humanos" de las personas mayores residentes.

El director de AI en España, Esteban Beltrán, ha explicado que las decisiones de las autoridades en las residencias han impactado en el derecho a la salud, la vida, la no discriminación de las personas mayores, la vida privada y familiar y en el derecho a tener una muerte digna.

"Pese a que durante estos meses se han mejorado determinados aspectos, algunas de estas preocupaciones siguen vigentes", advierten en el informe y en concreto denuncian que siguen sin tener garantías de seguridad las visitas de familiares

En concreto, lamenta que siguen sin estar garantizadas las visitas de familiares, se evita el traslado de los ancianos a los hospitales y no se han tomado medidas de refuerzo de personal suficientes.

A su juicio, las medidas adoptadas por la Comunidad de Madrid y la Generalitat "se implementaron de forma incoherente" y no llegaron a dotar de acceso adecuado a los servicios de salud a las personas mayores que viven en residencias.

Como aspecto positivo, Amnistía cree que la situación de muchos ancianos fue más humana gracias al esfuerzo y a la dedicación del personal sanitario y de las residencias pese a la falta de respuesta de las autoridades y la escasez de recursos.

Amnistía Internacional reclama a las autoridades adoptar medidas urgentes para garantizar que cualquier decisión para combatir la pandemia respeta los derechos humanos y que se asegure que las decisiones médicas se realizan en base a evaluaciones individualizadas.

Publicidad