SEGÚN LA GUARDIA CIVIL

Más de 600 inmigrantes subsaharianos acceden a Ceuta tras un salto masivo a la valla

El salto se ha producido en la zona fronteriza próxima a la Finca Berrocal. Durante más de una hora los agentes marroquíes y los guardias civiles intentaron contener el asalto aunque finalmente más de 600 personas han logrado entrar en Ceuta.

Imagen de la valla que protege la ciudad autónoma española de Ceuta

Publicidad

La Guardia Civil ha cifrado en 602 los migrantes indocumentados de origen subsahariano que han saltado el vallado fronterizo de Ceuta a primera hora de este jueves 26 de julio y ha denunciado el uso de "medios virulentos" contra los agentes de la Benemérita. De los más de 600 migrantes que han conseguido acceder a Ceuta, 586 se encuentran en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y 16 han sido evacuados al Hospital Universitario de la ciudad autónoma, según ha informado la Guardia Civil.

Según la institución, "se produjo una acción de intrusión de unos 800 inmigrantes subsaharianos mediante la utilización para cortar los mallazos de protección exterior e interior de radiales eléctricas, cizallas y mazos", aunque finalmente han entrado en Ceuta 602.

"Para evitar que la Guardia Civil se acercara a la zona donde se estaba produciendo el intento de entrada irregular los inmigrantes utilizaron material defensivo como escudos, protectores corporales artesanales y ofensivos, lanzando de manera virulenta a los agentes recipientes de plástico con excrementos y cal viva, espray a modo de lanzallamas, piedras y palos. Además se han recuperado cócteles molotov, así como bolsas con hachís", ha señalado la Benemérita en un comunicado.

Asimismo, han asegurado que los migrantes una vez en territorio nacional "han lanzado piedras a los agentes y a los vehículos oficiales" provocando a tres de ellos la rotura de cristales.

Más de una veintena de agentes heridos

Veintidós miembros de la Guardia Civil han resultado heridos, cuatro de ellos con quemaduras importantes, tras el asalto a la valla de Ceuta de más de 600 inmigrantes que han empleado cal viva y otras sustancias contra los agentes, según fuentes del instituto armado.

Un total de 22 guardias civiles han resultados heridos, cuatro de los cuales han sido trasladados al hospital. Las fuentes de la Guardia Civil han destacado la violencia empleada por los inmigrantes en este nuevo asalto masivo en el que han usado, además de cizallas, palos y objetos cortantes, cal viva, lo que ha provocado que 22 guardias civiles hayan resultado heridos y cuatro de ellos trasladados al hospital.

En un comunicado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado que los inmigrantes "han rociado con cal viva, excrementos y orín" a los agentes y que 22 han sido atendidos por "quemaduras químicas, ojos inflamados, contusiones y trastornos respiratorios".

La Guardia Civil ha cifrado en 602 los migrantes indocumentados de origen subsahariano que han saltado el vallado fronterizo de Ceuta a primera hora de este jueves 26 de julio y ha denunciado el uso de "medios virulentos" contra los agentes de la Benemérita. De los más de 600 migrantes que han conseguido acceder a Ceuta, 586 se encuentran en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y 16 han sido evacuados al Hospital Universitario de la ciudad autónoma, según ha informado la Guardia Civil.

Según la institución, "se produjo una acción de intrusión de unos 800 inmigrantes subsaharianos mediante la utilización para cortar los mallazos de protección exterior e interior de radiales eléctricas, cizallas y mazos", aunque finalmente han entrado en Ceuta 602.

"Para evitar que la Guardia Civil se acercara a la zona donde se estaba produciendo el intento de entrada irregular los inmigrantes utilizaron material defensivo como escudos, protectores corporales artesanales y ofensivos, lanzando de manera virulenta a los agentes recipientes de plástico con excrementos y cal viva, espray a modo de lanzallamas, piedras y palos. Además se han recuperado cócteles molotov, así como bolsas con hachís", ha señalado la Benemérita en un comunicado.

Asimismo, han asegurado que los migrantes una vez en territorio nacional "han lanzado piedras a los agentes y a los vehículos oficiales" provocando a tres de ellos la rotura de cristales.

Más de una veintena de agentes heridos

Veintidós miembros de la Guardia Civil han resultado heridos, cuatro de ellos con quemaduras importantes, tras el asalto a la valla de Ceuta de más de 600 inmigrantes que han empleado cal viva y otras sustancias contra los agentes, según fuentes del instituto armado.

Un total de 22 guardias civiles han resultados heridos, cuatro de los cuales han sido trasladados al hospital. Las fuentes de la Guardia Civil han destacado la violencia empleada por los inmigrantes en este nuevo asalto masivo en el que han usado, además de cizallas, palos y objetos cortantes, cal viva, lo que ha provocado que 22 guardias civiles hayan resultado heridos y cuatro de ellos trasladados al hospital.

En un comunicado, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado que los inmigrantes "han rociado con cal viva, excrementos y orín" a los agentes y que 22 han sido atendidos por "quemaduras químicas, ojos inflamados, contusiones y trastornos respiratorios".

Publicidad