El delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad del nuevo equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, aseguró los semáforos de la A-5 dejarán de funcionar, aunque “estarán durante algún tiempo en ámbar por la modificación de la señalización vertical y horizontal, para que no se vea afectada la seguridad”.

El ayuntamiento da cumplimiento a una de las promesas electorales del candidato del Partido Popular, José Luis Martínez-Almeida, y apaga los semáforos de esta vía, justo cuatro meses después de que comenzasen a funcionar, dentro de las medidas del equipo anterior de Manuela Carmena para intentar reducir el tráfico en la zona. Se están llevando a cabo en la A-5 obras de mejora y acondicionamiento de la vía y de las señales que se verán afectadas por la modificación.

El responsable del Área de Medio Ambiente y Movilidad señaló que, sobre los radares de tramo que se instalaron, “se pidió un informe técnico para saber qué medidas hay que tomar para la seguridad vial”. El concejal apuntó que la recomendación fue la de mantener el radar “por condiciones de seguridad” y aclaró que se volverá a restablecer la velocidad de 70 kilómetros por hora, para que la señalización “sea homogénea en todo el tramo". Por último, Carabante aseguró que el soterramiento de la A-5 es un proyecto “de amplísima envergadura” y, por tanto, “requiere hacer los proyectos con tiempo”. En este sentido, remarcó que, “a lo largo del año 2020, vamos a redactar los proyectos para poder iniciar a finales de ese mismo año o principios de 2021 esa obra”.