nuevamms

Publicidad

Coronavirus

Alertan del riesgo para la salud del clorito sódico que asegura curar el coronavirus

Entre los meses de abril y julio el servicio de toxicología recibió un total de 26 consultas telefónicas por consumo de MMS, una solución de clorito sódico cuya fórmula se parece a la lejía.

El Instituto Nacional de Toxicología ha alertado del riesgo para la salud del producto 'Solución Mineral Milagrosa', que se comercializa como tratamiento para enfermedades como el cáncer o la hepatitis y que están distribuyendo los grupos negacionistas del coronavirus y que en realidad es un compuesto tóxico para la salud.

No cura el cancer ni el coronavirus

Según notifica el Ministerio de Justicia, Toxicológica ha detectado que ese supuesto remedio está compuesto al 28% por clorito de sodio, nocivo para la salud humana. Entre abril y junio de este año, las llamadas sobre este compuesto a Toxicología han aumentado exponencialmente respecto al año anterior.

El Servicio de Toxicología ha recibido hasta el momento 26 consultas telefónicas por consumo de la 'Solución Mineral Milagrosa' cuando en todo 2019 solo se registraron 8 llamadas. Datos que según el ministerio de Justicia reflejan un notable incremento relacionado con la pandemia del coronavirus.

Parecida a la lejía

Pero ¿qué es 'la Solución Mineral Milagrosa o MMS'? en realidad se trata de un compuesto tóxico por inhalación, ingesta o contacto por ser altamente irritante y "en modo alguno está indicado para el consumo humano, ni para el tratamiento de ninguna enfermedad no existiendo ningún estudio científico que demuestre las propiedades curativas".

La empresa que lo comercializa online indica que el MMS es para consumo humano, que tiene propiedades antivirales contra el cáncer o para tratar la hepatitis. Pero Toxicología alerta que es "una solución acuosa con una alta toxicidad que no está hecha para ser ingerida por las personas".

Toxicología advierte que la ingesta de este producto puede afectar a diferentes órganos y provocar insuficiencia hepática y nefrotoxicidad, hemólisis e insuficiencia renal. Puede provocar efectos tóxicos como náuseas, vómitos y diarrea; hipotensión; cianosis; alteraciones metabólicas como hipercloremia; alteraciones pulmonares como edema pulmonar; así como cefalea y edema cerebral.

Publicidad