En España cada vez es más habitual el tanatoturismo. Pero, ¿qué es? Es un tipo de turismo también conocido como turismo necrológico, negro, oscuro o de dolor. Consiste en hacer turismo en un lugar donde ha ocurrido una tragedia. Aquí repasamos algunos de estos sitios que han pasado de la tragedia a ser un destino.

ALCÀSSER

El municipio valenciano de Alcàsser fue escenario del crimen de Miriam, Toñi y Desirée. Ahora ese mismo lugar donde hallaron los cadáveres se ha convertido en un ir y venir de turistas curiosos que quieren estar en el lugar donde ocurrió todo.

La zona de ‘La Romana’ es una zona tranquila por la que no pasaba nadie. Ahora, a diario se ve merodear a gente que intentan entender o averiguar qué pasó.

La última vez que se vio con vida a las tres chicas fue el 13 de noviembre de 1992, cuando salían de la discoteca ‘Coolor’ en la localidad de Picassent. Las adolescentes hicieron autostop para volver a Alcàsser cuando las recogieron Miguel Ricart y Antonio Anglés.

A día de hoy todavía son muchas son las incógnitas que rodean a este caso. Algunas de estas dudas que sobrevuelan 27 años después sobre esta tragedia son que Antonio Anglés sigue en paradero desconocido y que en el lugar donde fueron asesinadas no se encontró ninguna muestra de sangre.

CHERNOBYL

26 de abril de 1986. Las pruebas de seguridad en cuatro de los ocho reactores de Chernobyl fallaron. Los errores humanos que se cometieron y el mal diseño provocaron el mayor accidente nuclear de la historia europea.

33 años después de aquel desastre, se ha terminado la construcción del sarcófago. Ha costado 2.100 millones de euros y una década de trabajo. Este sarcófago recogerá la emisión radioactiva del reactor averiado.

Esta catástrofe provocó la muerte de miles de personas y otras enfermaron. Ahora Chernobyl es un lugar por el que pasan miles de turistas que se fotografían y suben a las redes sociales. En los últimos cuatro años la cifra de turistas ha pasado de 8.000 a 70.000.

TOTALÁN

Después del agónico rescate de Julen el pasado mes de enero, el Ayuntamiento de Totalán, en Málaga, propuso convertir la zona en un espacio abierto al público.

Antes de que el pequeño cayera al pozo el consistorio tenía previstas unas obras para rehabilitar la zona con fines turísticos. Esa zona es conocida como la Tumba del Moro, por una antigua leyenda en la que se cuenta que allí estuvo enterrado un caudillo alemán. Pero esta historia fue desmentida en los noventa tras hallar huesos humanos del cuarto y tercer milenio antes de cristo.

El terreno fue modificado para intentar salvar al niño de dos años cuando cayó al pozo. Han surgido varias opciones: construir un parque infantil para recordar a Julen o construir un monumento a la Brigada Central de Salvamento Minero son las propuestas que más fuerza han cobrado en los últimos meses. De momento en Ayuntamiento no ha iniciado ningún trámite y no se sabe si finalmente estas ideas se llevarán a cabo.

ZONA CERO DE NUEVA YORK

Todos recordamos aquel 11 de septiembre de 2001 cuando un ataque terrorista acabó derribando las torres más famosas de Nueva York, las conocidas como ‘torres gemelas’ situadas en el World Trade Center. Murieron 3.000 personas.

El terreno en el que se levantaron quedó devastado y desde el principio se llamó ‘Zona Cero’ por el estado en el que quedó.

Ahora se puede visitar esta ‘Zona Cero’ y ver el desarrollo de los nuevos edificios que se están levantando. Este complejo situado en el Distrito Financiero de Downtown Manhattan, recibe miles de visitas.

Allí se encuentra el Memorial Museum, situado en la Memorial Plaza, que recoge la historia del episodio terrorista del 11-S.

HIROSHIMA

Uno de los lugares más visitados de Japón es Hiroshima. Más de 70 años después de aquella bomba nuclear, la Cúpula de la Bomba Atómica recibe a 10 millones de turistas cada año que vienen de todas las partes del mundo. Estados Unidos lanzó la bomba nuclear sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Tres días después lanzó otra sobre Nagasaki. Un acontecimiento que capituló a Japón y acabó con la II Guerra Mundial.

Estos son algunos de los lugares que a causa de una tragedia se han convertido en reclamo turístico.