193

Publicidad

Coronavirus

AENA estudia la posibilidad de que existan laboratorios privados que hagan test del coronavirus en los aeropuertos con más tránsito

La idea es que los pasajeros que viajen desde España a otros países y necesiten una PCR o test de antígenos negativo en el lugar de destino, pueden hacerse esas pruebas en la terminal del aeropuerto.

Los 15 aeropuertos más transitados de la red de Aena podrán tener la presencia de clínicas privadas para realizar las pruebas de detección del coronavirus. Aena ha puesto en marcha un concurso para escoger a los candidatos que podrán instalarse allí. El ganador del concurso será aquel que presente los precios de los test de coronavirus más bajos, que se irán actualizando cada mes. Además las clínicas que operen en los aeropuertos tendrán que pagar un alquiler.

Con las medidas restrictivas por el coronavirus y la exigencia de algunos países de pedir una prueba de coronavirus negativa para entrar, los desplazamientos se han visto afectados y Aena quiere facilitar el movimiento de pasajeros ofreciendo la realización de pruebas de coronavirus para aquellos que la precisen.

Los aeropuertos elegidos por Aena para implantar las clínicas son: Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat, Málaga-Costa del Sol, Alicante-Elche, Valencia, Sevilla, Bilbao, Palma de Mallorca, Ibiza, Menorca, Tenerife Sur, Gran Canaria, Fuerteventura, César Manrique-Lanzarote y La Palma.

Las clínicas podrán realizar los test PCR, test rápidos de anticuerpos, pruebas serológicas o pruebas de antígenos y estarán todas homologadas por el Ministerio de Sanidad. En el supuesto caso de que un pasajero diera positivo en la prueba de coronavirus se activarán los protocolos sanitarios establecidos.

Cabe recordar que esto no es una solución para los que pasajeros que deban de traer un test negativo desde el origen, para evitar así que lleguen a España casos positivos de coronavirus que deberían haberse detectado en el lugar de salida y no haber viajado hasta el lugar de destino.

El concurso es abierto pero la gestión de los espacios será privada. Los contratos tendrán una duración de seis meses, prorrogables durante otros seis y no estarán abiertas al público de a pie ya que solo se accederá con la tarjeta de embarque.

Publicidad