Volcán La Palma

AENA deja en manos de las compañías volar a La Palma y el Gobierno crea dos zonas de exclusión aérea para emergencias

Las dos zonas restringidas de espacio aéreo solo podrán usarlas fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y servicios de emergencia. Mientras, los vuelos comerciales, que no se ven afectados por esta medida, se retrasan por culpa de la nube de ceniza.

En resumen

Publicidad

La Delegación del Gobierno en Canarias ha creado dos zonas restringidas de espacio aéreo de la isla de La Palma que solo podrán usar fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y servicios de emergencia mientras los vuelos comerciales se retrasan o se ven obligados a desviar su ruta por culpa de la nube de ceniza tras la erupción del volcán.

Esta nube de ceniza ha ganado en densidad y altura lo que empieza a ser un problema para el tráfico aéreo. AENA Canarias, por su parte, ha explicado a Antena 3 Noticias que el aeropuerto de La Palma sigue abierto y operativo y que la decisión final de volar o no depende de las compañías.

Crece la nube de ceniza y se extiende la lava

Mientras, la lava arrojada por el volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma cubre ya más de 166 hectáreas y ha destruido 350 inmuebles, según los últimos datos del sistema de observación terrestre europeo Copernicus, obtenidos en la tarde de ayer.

Las mediciones, hechas a las 19:26 horas de ayer, muestran cómo la lava había cubierto 14 hectáreas más que en la anterior, efectuada 36 horas antes, y había arrasado 30 inmuebles más que los contabilizados el día anterior.

El último informe del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), emitido a las 08:00 de esta mañana, reduce ligeramente esa estimación hasta las 150 hectáreas y los 300 inmuebles destruidos.

Confirma además que se mantiene la actividad eruptiva aunque el volcán ha entrado en zona de estabilidad y la velocidad de desplazamiento de las coladas hacia la costa se ha aminorado, de modo que la más activa, la norte, avanza a 4 metros por hora.

Publicidad