los perros son el principal reservorio del parásito causante de la leishmaniosis

Publicidad

Leishmaniosis

Advierten de una mayor virulencia en un brote de leishmaniosis humana en Madrid

Alertan de un brote de leishmaniosis humana de la zona suroeste de Madrid que, aunque se está controlando, hay una lenta propagación de la enfermedad hacia otras zonas de la Comunidad.

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han detectado una mayor virulencia de los patógenos causantes del mayor brote de leishmaniosis humana que sigue activo en Europa, localizado en Fuenlabrada en el entorno del Parque Bosquesur, que podría deberse a las interacciones de los insectos transmisores con los conejos y liebres, que sirven de reservorios.

Aunque este brote de leishmaniosis humana de la zona suroeste se está controlando con el paso del tiempo, hay "una lenta propagación de la enfermedad hacia otras zonas de la Comunidad de Madrid", mientras que en el resto de España no son frecuentes, pese a que "recientemente se ha descrito un pequeño brote en la Comunidad Valenciana", explica la UCM en un comunicado. La investigación supone un paso más para esclarecer por qué la enfermedad está afectando también a personas con sistemas inmunitarios equilibrados y no solo a los debilitados: "Los aislados del parásito obtenidos de la captura de flebótomos -insecto transmisor- procedentes del foco son más virulentos que la cepa parasitaria convencional", añade.

El parásito "Leishmania infantum" ha incrementado "su fenotipo virulento porque su relación con el hospedador -liebres y conejos- es tan reciente que no ha habido tiempo aún de coevolucionar hacia una situación de equilibrio", según el trabajo publicado en la revista científica "Transboundary and Emerging Diseases" Esto ha propiciado que, "en el momento de cruzar la barrera interespecífica, los seres humanos son vulnerables a la enfermedad, independientemente de su estatus inmunológico”, explica Alicia Mas, primera autora del trabajo e investigadora del departamento de Sanidad Animal de la UCM.

Los científicos infectaron ratones de laboratorio con dos tipos de parásitos, los comunes y los procedentes del brote, para luego evaluar la carga parasitaria en bazo e hígado como consecuencia de la infección. Los patógenos procedentes de insectos capturados en el área del foco fuenlabreño presentan "una enorme capacidad de diseminación metastásica y de afectación inflamatoria de órganos viscerales”, describe Javier Carrión, investigador del departamento de Sanidad Animal y del grupo InMiVet de la UCM.

Las manifestaciones de la leishmaniosis en humanos abarcan desde lesiones cutáneas -úlceras- en la zona de la picadura del flebótomo hasta manifestaciones viscerales de mayor gravedad, acompañadas de picos de fiebre y debilidad que, si no son tratadas a tiempo, pueden causar la muerte.

En España es una enfermedad de declaración obligatoria transmitida entre animales vertebrados y el ser humano a través de la picadura del insecto vector. Además, la leishmaniosis canina es endémica, “por tanto se requiere de una constante vigilancia epidemiológica dentro del marco sanitario”, concluye Carrión.

Publicidad