Sucesos

Un acusado de matar a su madre con 69 puñaladas y herir a su padre dice que actuó "poseído" por un tío muerto

El individuo asegura que sufrió un brote esquizofrénico motivado por el consumo regular de drogas y alcohol, algo que la familia desmiente

Foto de archivo de la Policía Nacional con un detenido

Efe Foto de archivo de la Policía Nacional con un detenido

Publicidad

Un hombre de 31 años acusado de matar a su madre de 69 puñaladas con dos cuchillos de cocina y de intentar acabar también con la vida del padre en junio de 2020 en San Vicent del Raspeig (Alicante) ha asegurado que consumió droga y alcohol en su habitación antes de cometer los hechos y que actuó "poseído" por un familiar fallecido -un tío abuelo- que le ordenaba acabar con la vida de ambos y luego suicidarse.

Así lo ha asegurado en la primera sesión del juicio que ha arrancado este lunes en la Audiencia Provincial de Alicante ante un Tribunal del Jurado.

La Fiscalía pide para él 40 años de cárcel; la acusación particular, que representa al padre y a la hija de la víctima, reclaman prisión permanente revisable.

El acusado alega un brote esquizofrénico

La defensa, por su parte, pide la absolución al entender que su cliente, que afirma que padece una discapacidad mental, sufrió un brote esquizofrénico motivado por consumo regular de drogas y alcohol.

Tanto el Ministerio Público como la acusación particular sostienen que no hay constancia de que el acusado consumiera droga y alcohol en grandes cantidades en los momentos previos a los hechos y subrayan la existencia de problemas motivados por el negocio familiar y un reparto patrimonial con la hermana del acusado.

Tenía atemorizada a la madre

Las acusaciones sostienen que el hombre "planificó" los hechos y esperó "al momento perfecto, cuando su padre no estaba en casa" para actuar.

"Tenía atemorizada a la madre, no le venía bien que su padre asumiera todo el negocio familiar ni que la hermana fuera a heredar parte de la casa", ha indicado la letrada de la familia, quien añade que el acusado acudió al psiquiatra "de manera puntual" y pero "no era drogadicto".

Publicidad