100.010500

Publicidad

Coronavirus

A los perros guía también les causa angustia la pandemia de coronavirus

En los tiempos de coronavirus los perros guía son más necesarios que nunca para las personas invidentes porque también les ayudan a marcar las distancias. Sin embargo, también han sufrido las consecuencias del confinamiento.

Hace 30 años que la ONCE entrena perros guías para ayudar a los invidentes, pero en estos tiempos son más necesarios que nunca para sus dueños. Les ayudan a marcar las distancias y fueron su compañía durante el confinamiento por coronavirus. Según los expertos, a ellos la pandemia también les causa angustia.

Gloria, por ejemplo, es invidente y ahora trabaja en su kiosco de la ONCE. Pero si el confinamiento fue duro para todos, más lo fue para una mujer ciega, sola en casa únicamente con su perra guía.

Son más de 2.000 los perros guía que hay por toda España y han seguido naciendo sus cachorros durante la pandemia. Ahora, hay que formarles para guardar más las distancias.

Ellos no saben lo que es una pandemia, pero captan nuestra angustia porque está en su naturaleza ser la luz en tiempos de oscuridad.

A pesar de eso, sin embargo, han cumplido su misión de tranquilizar a sus dueños contra un virus que, al final y al cabo, nadie puede ver.

Adiestramiento

Hasta que el perro guía tiene 14 meses está en una familia de acogida y después comienza la segunda etapa: el adiestramiento. La Fundación ONCE ya ha facilitado más de 3.000 perros guía a lo largo de su historia a personas ciegas o con discapacidad visual para mejorar su autonomía.

Se trata de un proceso gratificante en el que la fidelidad está asegurada.

Publicidad