El limpiaparabrisas, los intermitentes o los retrovisores son algunas de las aportaciones que las mujeres han hecho al sector automovilístico. Y no solo contribuyen en el diseño. A nivel mundial, el 52% de los coches nuevos son comprados por mujeres. Además, poco a poco se incorporan más mujeres en talleres, concesionarios, líneas de producción y puestos directivos.

Sin embargo, todavía es difícil localizar a mujeres en ciertos eventos relacionados con el automóvil. En la alta dirección de los 20 mayores fabricantes apenas hay presencia femenina. El Salón de Ginebra (GIMS 2019) celebra su 89ª edición del 7 al 17 de marzo y las mujeres procedentes de grandes empresas automovilísticas coinciden: se necesitan más puestos directivos liderados por mujeres.

La CEO de Citroen, Linda Jackson, considera que tiene que haber más mujeres en el sector. "Nosotros tenemos un 36 por ciento de directivas, algo que no pasaba hace unos años".

Silvia Baruffaldi, editora de la revista Auto-Design, afirma que "existe esa imagen de mujeres que solo piensan en el estilo y la estética, pero hoy en día se interesan mucho por las prestaciones y el lado práctico del coche".

Las mujeres se hacen poco a poco un hueco en la industria automovilística, un sector que todavía se percibe como masculino y sin embargo, cuenta con más de la mitad de las compras realizadas por mujeres a nivel mundial.