Aceite de colza

40 años después de la intoxicación por aceite de colza

Han pasado 40 años desde el envenenamiento masivo en España por el aceite de colza, donde la primera muerte ocurrió en el mes de abril con un niño de 8 años.

Publicidad

Se cumplen 40 años del envenenamiento masivo en España con aceite de colza. Hubo más de 20.000 afectados y 5.000 muertos. Cientos de familias enteras sufrieron los efectos del consumo del aceite de colza en la primavera de 1981. Años después las víctimas denuncian y piden reparación moral.

El aceite de colza es el extracto de la semilla de la colza, usado en el norte de Europa como condimento y para el alumbrado.

En aquel momento, miles de garrafas se comercializaron para uso doméstico con un aceite desnaturalizado que contenía anilina. Se trata de una sustancia tóxica, que fue la que causó el envenenamiento masivo.

En 1989, el Tribunal Supremo de España consideró probada la relación de causalidad entre la ingesta de aceita de colza desnaturalizado y la enfermedad. Condenó a los responsables de la distribución y comercialización del aceite.

Castilla y León, Madrid y Castilla-La Mancha

La mayoría de los afectados se encontraban en Castilla y León, Madrid y Castilla-La Mancha. Compraron garrafas a vendedores ambulantes a precios muy bajos y, en muchos casos, pensando que era de oliva.

En la provincia de León, una de las más afectadas de España, el aceite de colza intoxicó a cientos de familias, donde destacan las zonas de El Bierzo y de Sahagún. Además, se cobró la vida de más de 200 personas de forma oficial.

La primera muerte por ingerir el aceite de colza fue un niño de 8 años en Torrejón de Ardoz. Había consumido este aceite y falleció en los brazos de su madre camino al hospital.

Cuarenta días después se confirmó la causa que afectaba a miles de personas: el Síndrome del Aceite Tóxico. Al principio lo trataron como una neumonía atípica.

Las 20.000 personas que sobrevivieron tienen como consecuencia secuelas que van, desde la sequedad de las mucosas, a los calambres y dolores constantes.

Publicidad