Valencia

15 años de prisión para el padre que mató a su hijo de una cuchillada en el corazón en Paterna, Valencia

El condenado también tendrá que pagar una indemnización de 90.000 euros para la madre de la víctima.

15 años de prisión para el padre que mató a su hijo de una cuchillada en el corazón en Paterna, Valencia

Publicidad

La Audiencia de Valencia ha condenado este miércoles al padre que mató a su hijo tras asestarle una cuchillada en el corazón. La pena asciende a 15 años de prisión por un delito de homicidio con las agravantes de parentesco y abuso de superioridad. La sentencia también impone al condenado el pago de una indemnización de 90.000 euros para la madre de la víctima.

Dos heridas de arma blanca en el tórax y el costado

Los hechos tuvieron lugar el pasado 1 de septiembre de 2019 en el domicilio familiar ubicado en el barrio de Campamento en la localidad valenciana de Paterna. La víctima regresó a casa y vio a su madre durmiendo en el sofá porque el condenado no le permitía hacerlo en su habitación. Este hecho desencadenó una fuerte discusión entre padre e hijo.

En un momento de la pelea, el parricida atacó al joven de 39 años con un cuchillo de cocina. El cuchillo le perforó el ventrículo izquierdo del corazón y le generó una hemorragia masiva que terminó por provocarle la muerte. Tras el suceso, la mujer llamó por teléfono al 112 para pedir una ambulancia porque su hijo se estaba desangrando.

En un momento de la declaración, el ahora condenado, aseguró que sólo quería asustar a la víctima para que se tranquilizara. "Ocurrió lo que no debía haber ocurrido. ¿Qué padre va a querer matar a un hijo?"

No atendió al herido mortal

Según el fallo, en el momento del forcejeo, la víctima tenía reducida su capacidad de defensa debido a la elevada tasa de alcohol en su sangre, circunstancia que había sido advertida por el penado, "sabedor de la inclinación al consumo de su hijo".

Asimismo,el tribunal judicial rechaza la petición de la defensa para que se estimara la atenuante de confesión porque, aunque ha mostrado arrepentimiento, no ha confesado la autoría del homicidio, justificando su actuación en la "falaz versión de que el pinchazo en el corazón fue en legítima defensa y accidental. Intentó evitar que acudiesen los agentes negando el origen de las heridas, no atendió al herido mortal y guardó silencio absoluto cuando se personó la Policía".

Publicidad