Huesca

14 años de prisión para el joven que violó a una anciana de 94 años en Huesca

El acusado deberá pagar una indemnización de 35.830 euros, no podrá residir en el municipio y quedará en libertad vigilada durante 10 años tras cumplir su condena.

A prisión el joven que violó a una anciana en Huesca

A prisión el joven que violó a una anciana en Huesca Pixabay

Publicidad

La Audiencia Provincial de Huesca condena a 14 años y seis meses de cárcel a un joven gambiano de 25 años por violar a una anciana de 94 años en Tamarite de Litera, Huesca. El tribunal también considera al joven culpable de un delito de allanamiento de morada y otro de lesiones leves.

Además, le prohíbe aproximarse a la víctima y residir en la localidad durante 15 años y seis meses, una multa de 240 euros, una indemnización de 35.830 euros por daños morales y libertad vigilada durante 10 años tras cumplir la condena.

Por otro lado, el acusado queda absuelto del delito de robo con fuerza, del delito de lesiones psíquicas porque no se aprecia "la condición objetiva necesaria, que es la existencia de una agresión fuera de lo normal por su intensidad o por su duración o por ambas cosas" y de otro delito leve de daños.

La Audiencia señala que "con independencia de la especial reprochabilidad de los hechos, lo cierto es que el acusado solo empleó la violencia suficiente para doblegar la voluntad y la débil resistencia de la víctima".

Por tanto, considera que no se aprecia "ese extra de antijuridicidad caracterizado por un exceso de brutalidad o vejación ni un aumento de sufrimiento más allá de los niveles propios del delito de violación, sino solo los actos violentos inherentes a toda agresión sexual".

Violó a la mujer en su casa

La sentencia confirma que el 16 de enero de 2021 el acusado se dirigió a la vivienda de la víctima, que residía sola. El joven entró en el domicilio tras romper los barrotes de una ventana. Una vez dentro subió por las escaleras hasta la segunda planta, donde la mujer estaba durmiendo.

Según la sentencia, el hombre se acostó junto a ella. Al darse cuenta, la anciana comenzó a gritar, pero el acusado se le tapó la cara con una almohada y la inmovilizó. Tras arrancarle la ropa, la tiró al suelo y la agredió sexualmente. Poco después el acusado abandonó la vivienda.

Por estos hechos la mujer sufrió lesiones físicas y un trastorno de estrés postraumático grave, por lo que ha pasado a ser completamente dependiente de terceras personas para vestido, higiene, aseo y movilización.

Publicidad