Publicidad

Natalidad

11 embarazadas en una misma calle rompen las estadísticas sobre la caída de la natalidad en Baio, en A Coruña

La caída de la natalidad en zonas rurales de Galicia encuentra un contrapunto sorprendente en la localidad coruñesa de Baio, en el ayuntamiento de Zas, donde en una misma calle nos encontramos con 11 mujeres embarazadas y otras 3 que han dado a luz en las últimas semanas, en lo que supone un auténtico baby boom para una parroquia que no llega a los 850 habitantes.

Aparentemente, no hay un único motivo que explique esta situación de baby boom en Baio, en A Coruña, donde 11 mujeres de una misma calle están embarazadas a la vez. Muchas de ellas, como Natalia o Gema, lo achacan a la "pura casualidad". Otras, como Rocío, sí consideran que puede estar relacionado con la pandemia, porque durante el confinamiento "las parejas han tenido más tiempo para reflexionar y hablar sobre su futuro y se han podido plantear tener hijos".

Las emociones y los miedos se reparten casi a partes iguales entre las 11 mujeres con las que nos citamos en la Carballeira de Baio. Para siete será su primer hijo y en ellas se reflejan "las dudas propias de las primerizas", dice Vicky; el "miedo a que algo no vaya bien en el parto", en palabras de Rosa; o el "cómo puede afectar la situación de la Covid-19 a mi bebé", confiesa Natalia, la más joven, con 25 años.

Algunas de esas dudas tienen respuesta en las otras cuatro integrantes de este grupo a las que ha unido el destino en forma de embarazo. Pamela, Noelia, Belén y Rocío serán madres por segunda vez y ya lo encaran con más tranquilidad. Aconsejan a las primerizas que "lo disfruten mucho desde el primer día", "que confíen en sí mismas y en su instinto de madres, porque las madres siempre tienen razón", sentencia Belén.

Desde otra perspectiva algo distinta lo ven Alejandra y Katy. Son dos de las tres mujeres que ya han dado a luz en Baio en el último mes. Aseguran que sus bebés "son muy buenos, por lo menos de momento" y animan a las futuras mamás a que confíen en que "todo va a salir bien".

Todas ellas aprovechan la ocasión para pedir nuevos servicios acordes con la realidad que está empezando a vivir Baio. Piden que se abra una guardería, que aumenten las plazas en la escuela infantil y que les amplíen el servicio de pediatría en su centro de salud. Por supuesto, ya van avisando a los abuelos porque es muy probable que su ayuda sea necesaria para conciliar.

Publicidad