Vacunas

Las vacunas de Pfizer y Moderna podrían proteger contra el covid durante años o incluso toda la vida

Las dosis con ARN mensajero ofrecen una inmunidad "persistente", y se está valorando que las dosis de refuerzo para prolongar la protección podrían no ser necesarias.

Pfizer

Publicidad

Un nuevo estudio de la Universidad de Washington en St. Louis publicado en la revista Nature sugiere que las vacunas de Pfizer y Moderna, con ARN mensajero, ofrecen una inmunidad "robusta" y "persistente" contra el Sars-CoV-2 que podría proteger durante años al ser humano. Algunas investigaciones están valorando que podrían no ser necesarias las dosis de refuerzo para prolongar la protección contra el coronavirus, aunque por el momento se basa en personas que hayan padecido COVID-19 antes de recibir la inyección.

A lo largo de varios estudios ya elaborados se ha descubierto que las personas que han pasado y superado la enfermedad tienen células que son inmunitarias y que reconocen el virus. Estas células, conocidas como células B de memoria, están quietas en la médula ósea durante al menos 8 meses tras la infección y al menos 1 año tras madurar y fortalecerse.

Gracias a estos hallazgos, los investigadores han podido partir de una base para sugerir que la inmunidad contra el virus del covid podría durar años o incluso toda la vida en el caso de personas infectadas y luego vacunadas.

¿Ocurre también en personas que no han pasado la enfermedad y solamente se vacunan?

A esta pregunta ha querido dar respuesta Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos y líder de este nuevo estudio. Para obtener una réplica a esta cuestión han acudido a los nódulos linfáticos, fuente de las células B de memoria.

Han sido 41 los participantes y se han incluido 8 con antecedentes de infección y que habían sido inmunizados con las dos dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech. A 14 de estas personas se le extrajeron muestras de los nudos linfáticos 3, 4, 5, 7 y 15 semanas después de la primera dosis.

Tras 15 semanas, las células de memoria que reconocían al virus del covid no habían disminuido y el centro germinal seguía siendo activo en los 14 participantes. Según ha recogido The New York Times, Ellebedy celebra que "el hecho de que las reacciones continuaran durante casi 4 meses después de la vacunación es una señal muy, muy buena" ya que por lo general suelen durar hasta 4 o 6 semanas.

El estudio, publicado en la revista Nature informaba de que los autores concluían que "nuestros estudios demuestran que la vacunación de seres humanos basada en el ARNm del SARS-CoV-2 induce una respuesta persistente de células B, lo que permite la generación de una inmunidad humoral robusta". Además, los resultados informan de que una gran mayoría de las personas que están vacunadas contra el virus estarán protegidas a largo plazo, al menos contra las variantes existentes.

Tal y como estima la OMS, las personas de riesgo y vulnerables como las personas mayores, con sistemas inmunitarios débiles o que toman fármacos que suprimen la inmunidad, podrían necesitar una dosis de refuerzo, y esta podría inyectada con carácter anual. Sin embargo, las personas que han superado el covid y han sido vacunadas, podrían no requerirla nunca más.

¿Y el resto de vacunas?

La protección que te transfieren las vacunas de ARNm durarían toda la vida en caso de no existir variantes que puedan destruir la inmunidad, pero esto es algo que no se puede prevenir. Y según Ellebedy, las vacunas no analizadas, como la de Janssen, podrían tener una respuesta contra el virus que durara menos tiempo.

El inmunólogo de la Universidad de Yale, Akito Iwasaki, ha concretado que comparar estas vacunas serían "injusto" ya que Janssen solo se administra con una dosis.Por ello, Iwasaki declaró para The New York Times que "Si la vacuna de Jonhson & Johnson tuviese un refuerzo, tal vez induciría este mismo tipo de respuesta".

¿Y qué sucede con AstraZeneca?

El pasado lunes 28 de junio se dio a conocer otro estudio que sugiere una tercera dosis de esta vacuna, donde se refleja que podría funcionar como refuerzo eficaz sin necesidad de realizar ajustes en un futuro. La investigación, que fue llevada a cabo por la Universidad de Oxford, ha detectado que esta tercera dosis de AstraZeneca,(administrada más de 6 meses después de la segunda), provoca en el paciente un aumento de anticuerpos y un impulso de respuesta inmunitaria contra el coronavirus, incluso ante las variantes Alfa, Beta y Delta.

Además, esta investigación demuestra que estos anticuerpos contra el covid que son inducidos por la vacuna de Oxford/AstraZeneca permanecen altos durante al menos 1 año tras inyectarse la primera dosis. De igual manera, desde The Guardian aclaran que no es perjudicial un cierto retraso en la segunda dosis de AstraZeneca y según este, un intervalo prolongado de hasta 45 semanas entre la primera y la segunda dosis puede ser beneficioso, dando lugar a una respuesta de anticuerpos significativamente mayor después de la segunda inyección.

Recuerda que en nuestra herramienta CuentaVacunas puedes consultar el ritmo de la campaña de vacunación en tu comunidad y compararlo con cualquier otro territorio.