Usar gafas a diario puede disminuir el riesgo de contagio de coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Usar gafas a diario podría disminuir el riesgo de contagio de coronavirus

Según un estudio de investigadores de Wuhan, China, el uso diario y durante horas de gafas puede disminuir el riesgo de contagio de coronavirus.

Las gafas, ya sean de ver o para el sol, pueden convertirse en un gran aliado para prevenir los contagios de coronavirus. Así al menos lo cree un grupo de investigadores chinos, de la ciudad de Wuhan, donde precisamente se desató la pandemia, que han hecho un estudio en pacientes hospitalizados por el Covid-19.

Han concluido que la mayoría de ellos, el 31,5% no utilizaban gafas de forma habitual, lo que les ha llevado a pensar que el uso diario de lentes podría contribuir a que el riesgo de contagio del virus sea menor.

Las gafas, como las mascarillas, servirían de pantalla protectora. Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista especializada JAMA Ophthalmology aunque explican que la muestra ha sido pequeña, 276 pacientes y que aún falta por comprobar si el uso de lentillas también protegería frente al Covid-19.

Los oftalmólogos trabajan con gafas

Las principales sociedades oftalmológicas y asociaciones de ópticos y oftalmólogos recomiendan a sus profesionales el uso de gafas para trabajar y así tratar de evitar el contagio. Durante su jornada laboral se acercan demasiado al paciente, apenas a unos 15 o 20 centímetros, con lo que es imposible cumplir con la distancia de seguridad establecida para limitar el peligro de contagio del virus.

Nos tocamos los ojos diez veces en una hora

Además si se utilizan gafas es más difícil que se toquen los ojos. Una persona se toca la cara una vez cada 2,5 minutos y los ojos involuntariamente unas diez veces cada hora. Es importante, eso si, una higiene adecuada de las gafas. limpiarlas con frecuencia, para que no se conviertan precisamente en un foco de contagio.

Se ha detectado que entre el 1% y el 12% de los pacientes con coronavirus tiene el virus en las lágrimas o sacos conjuntivales.

Publicidad