Más de 100.000 personas participaron en este estudio que señala directamente a la comida rápida como uno de los principales factores de riesgo a la hora de desarrollar tumores.

Si la proporción de alimentos como chocolatinas, nuggets, sopas instantáneas o refrescos azucarados aumenta un 10% en tu dieta, las posibilidades de cáncer detectado aumentarían hasta el 12%.

Sin embargo, los especialistas aseguran necesitar más investigación para encontrar la relación de causa-efecto.