Cáncer

Una terapia contra el cáncer metastásico basada en la alimentación artificial obtiene resultados esperanzadores

Pedro Valero, oncólogo, asegura que "un porcentraje importante de ratones aumentaron su supervivencia, demostrando que este tratamiento puede ser eficaz en humanos. Incluso hubo casos aislados de ratones en los que el cáncer desapareció totalmente".

Un laboratorio

Un laboratorio EFE

Publicidad

El proyecto de investigación 'Terapia Metabólica del Cáncer', que desarrolla desde hace seis años la Universidad de Sevilla y la Sociedad Aminovita, abre un nuevo cauce y esperanza para los pacientes metastásicos. Se trata de una nueva terapia, pionera e inédita, que en lugar de utilizar fármacos, cambia temporalmente la dieta de los pacientes oncológicos por una alimentación artificial creada en el laboratorio.

El oncólogo que preside la investigación, Pedro Valero, asegura que "un porcentaje importante de ratones aumentaron su supervivencia, demostrando que este tratamiento puede ser eficaz en humanos. Incluso hubo casos aislados de ratones en los que el cáncer desapareció totalmente".

Por ello, tras los éxitos cosechados en cultivos in vitro y ratones, ahora comienza la fase clínica, en la que, durante un año y medio, una treintena de pacientes recibirán el tratamiento en Quirónsalud Infanta Luisa y el Hospital Sagrado Corazón de Sevilla.

Durante dos meses solo se podrán alimentar de esa "comida artificial", en la que se manipulan los niveles de aminoácidos, de vitaminas o de proteínas para eliminar de forma selectiva las células cancerosas. Se califican dietas artificiales porque no pueden conseguirse mediante la simple combinación de alimentos, sino que es necesaria su preparación en el laboratorio.

"Todas las células para proliferar tienen que dividirse y generar proteínas para todos los elementos que las componen... si no encuentra esos elementos mueren", argumenta Valero, que hace hincapié en que se ha comprobado con esta terapia que "las células normales paraban durante un tiempo corto su crecimiento, pero luego se adaptaban y seguían creciendo, mientras que las tumorales dejaban de crecer".

Una terapia esperanzadora que "puede colaborar a que la palabra cáncer deje de dar tanto miedo" señala el oncólogo.

Y es que esta terapia abre una nueva puerta a pacientes metastásicos, que después de haber pasado por las habituales terapias farmacológicas, así como cirugía y radioterapia, no han podido superar el avance de la enfermedad. Asimismo, los investigadores destacan que esta nueva vertiente de investigación no tiene efectos secundarios relevantes.

Publicidad