Publicidad

Vacuna contra el COVID-19

La tasa de exceso de mortalidad cae en la Unión Europea hasta el 9% gracias a la vacunación contra el COVID-19

La tasa de exceso de mortalidad llegó a situarse en febrero un 5% por encima de los niveles normales, cuando en noviembre del año pasado estaba en un 41%

La tasa de exceso de mortalidad ha caído en los países de Unión Europea hasta el 9% muy por debajo del pico del 41% registrado en noviembre de 2020, en lo peor de la segunda ola del coronavirus.

Y lo ha hecho, señalan los expertos, gracias a la campaña de vacunación, que si bien en la UE se ha enfrentado a multitud de contratiempos -sobre todo a causa de los retrasos en la entrega de dosis y de la suspensión de vacunas contra el COVID-19- ha terminado alcanzando la tan ansiada velocidad de crucero.

La situación en España

Mientras, España registró en marzo el menor exceso de mortalidad registrado en 2021, un 0,7%, y la segunda cifra más baja desde el inicio de la pandemia de coronavirus, según los datos publicados este miércoles por la oficina de estadística de la Unión Europea (UE), Eurostat.

El pico se produjo en abril del año pasado con un 79,4%, lo que convirtió a España en el país de la UE con más decesos en la primera ola de coronavirus, mientras que en junio, el exceso de mortalidad fue de -4,1%.

Durante la segunda ola, España alcanzó el pico en noviembre, con un exceso de mortalidad del 27,5%, cuando muchos países de la UE superaron el 40%.

En el caso del conjunto de la UE, la media aumentó ligeramente en marzo, ubicándose en el 9,1%, a pesar de que en los dos primeros meses del año los porcentajes retrocedieran hasta un 16 % en enero y un 5 % en febrero, tras el pico en noviembre del 40,6%.

Aunque las tendencias nacionales han sido diferentes, de marzo a diciembre de 2020 el exceso de mortalidad en la UE alcanzó las 580.000 muertes por COVID-19, respecto a la media del periodo 2016-2019, antes de la pandemia.

Consulta en nuestra herramienta CuentaVacunas cómo avanza el proceso de vacunación en España y el resto del mundo.

Publicidad