Fruta cortada

Por qué no deberías comprar sandía y melón ya cortados

Descubre aquí los motivos por los que se desaconseja comprar la sandía y el melón ya cortados en el supermercado. Entre los peligros se encuentra sufrir una intoxicación alimentaria.

Melón y sandía cortados

Publicidad

La sandía y el melón son las frutas del verano por excelencia. Entre sus diferentes propiedades, ambas son refrescantes y un 93% de su composición es agua, lo que convierte a estas frutas en las mejores aliadas para la "operación bikini". Sin embargo, debido a su tamaño no son tan prácticas para guardarlas en la nevera, por lo que desde hace algunos años las cadenas de supermercados y las fruterías venden el melón y la sandía ya cortados a la mitad de precio.

Al partir el melón y la sandía por la mitad, los supermercados facilitan la compra de los consumidores y que estos puedan transportarla hasta su nevera. El problema es que este sistema que nos permite ahorrar espacio en nuestro refrigerador podría ser el causante de muchas intoxicaciones veraniegas.

Comprar fruta cortada por la mitad puede suponer un riesgo

La dietista y nutricionista Beatriz Robles explica en su libro "Come seguro comiendo de todo" que es un error comprar ya la fruta cortada porque al partir el melón o la sandía se rompe la protección natural que aísla la parte comestible, lo que aumenta el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria. La piel o cáscara de algunas frutas y verduras ayuda a proteger su interior de microorganismos nocivos para la salud, como la Samonella o Listeria.

Incluso si cortan la sandía o el melón en el propio supermercado o frutería, la fruta puede contaminarse por el cuchillo o por la propia manipulación del operario. Además, si luego no se mete en la nevera y permanece a temperatura ambiente, favorece la proliferación de microorganismos.

Lo ideal sería no comprar sandía ni melón ya cortados. Pero si no puedes evitarlo, recuerda que hay que lavar la fruta y la verdura en casa antes de consumirla, incluso aunque le hayamos quitado la piel.

Los beneficios nutricionales de la sandía y el melón

Beneficios de la sandía

Esta fruta contiene ácido fólico, potasio, magnesio, fibra e hidratos de carbono y nutrientes necesarios para el organismo. Es más, el ácido fólico está especialmente indicado para las embarazadas y el potasio y el magnesio, junto con los carbohidratos, son ideales para quienes practican deportes.

Entre sus propiedades destacan las siguientes:

  • Hidratante y depurativa. Por ello, se recomienda para dietas de adelgazamiento o para personas que necesitan consumir alimentos depurativos debido a problemas relacionados con la retención de líquidos por su alto contenido en agua.
  • Antioxidante y anticancerígeno.
  • Fuente en fibra.
  • Alivia las agujetas. Esta característica tiene como origen su gran aporte de L-Citrulina que incluye propiedades afrodisíacas.

Beneficios del melón

El melón en su composición consta de muchos nutrientes positivos para la salud, entre ellos los siguientes: vitamina C, vitamina A, potasio, flavonoides, manganeso, agua e hidratos de carbono.

Entre sus propiedades podemos encontrar:

  • Antioxidante y antibacteriano. Gracias a la vitamina C y la vitamina A.
  • Aumenta las defensas y protege el sistema inmunitario por el manganeso.
  • Ayuda a controlar la presión sanguínea por su cantidad de potasio
  • Hidrata y nutre a los deportistas por su alto contenido en agua y carbohidratos

Publicidad