Relaciones de pareja

¿Puede el primer amor ser el definitivo?

Estas son las particularidades que se viven con el primer amor que no se vuelven a repetir. Pero, ¿puede el primer amor ser el definitivo?

Beso

Publicidad

Severo Ochoa decía que “el amor es la fundición de la física y la química”. Si como recientes investigaciones han comprobado, ellos se enamoran por los ojos…ellas por el oído… ambos por el olor… y en la época estival, nuestros cuerpos se enseñan más, los colores de nuestras ropas son más vivos, estamos más bronceados, usamos el bañador, prolongamos el tiempo de las tertulias hasta última hora de la noche…Todo ello son incentivos que despiertan nuestras fantasías sexuales y exaltan nuestros sentidos.

Si a esto unimos que también en verano, por el aumento de la luz, neurotransmisores que tienen que ver bastante con la euforia, como la serotonina y la dopamina aumentan notablemente en nuestros cerebros, junto con la testosterona, se podría concluir que en esta época del año se da el cóctel perfecto para que las relaciones fluyan, los cuerpos se desinhiban y se disfrute del sexo, que a su vez libera oxitocina fortaleciendo los lazos emocionales entre los amantes. Por tanto, muchos de ustedes, queridos lectores, puede que se enamoren de verdad este verano y puede incluso que sea por primera vez.

“El amor es la fundición de la física y la química”

Severo Ochoa

Hoy en día, por nuestro modo de vida y creencias, tenemos la posibilidad de cambiar de pareja si ésta no nos satisface, y eso es lo que normalmente vemos a nuestro alrededor. Sin embargo, como rara avis, también existen uniones que empezaron un verano y que han sobrevivido al paso de los años y a los vaivenes de la vida con mucho amor y respeto entre ellos. ¿Cuál es la fuerza que les mantiene unidos a ese primer amor? ¿Es el primero un amor distinto, más fuerte que el resto de los amores que vivimos a lo largo de nuestra vida?

4 particularidades del primer amor que no se vuelven a repetir

1.- De repente sentimos. Cuando tenemos nuestra primera experiencia sentimental, la novedad de los sentimientos y emociones es abrumadora. Nunca habíamos sentido nada igual, la bioquímica hace su papel (nos inundamos de dopamina y oxitocina) y la fuerza con la que experimentamos todas estas novedades a nivel físico, deja para el futuro una huella profunda.

2.- Mucha fantasía y poca realidad…de momento. Cuando nos sentimos enamorados por primera vez, estamos tan hiperactivados que idealizamos al otro de tal forma que, incluso si no somos correspondidos, seguimos enamorados intensamente. Vivimos una especie de “obsesión romántica”, de tal forma que basta una mirada o unos gestos cariñosos, para que nos ilusionemos intensamente. Es un amor nutrido de fantasía, de idealización del otro, de sueños imposibles y de emociones extremas. Cuando pasa el tiempo y el amor madura, normalmente podemos encontrarnos con una persona distinta de la idealizada, pero en ocasiones - no muchas veces, es cierto- ese encanto inicial no se rompe. Es entonces cuando esa primera pareja se convierte en el amor de nuestra vida.

3.- ¿Por qué decimos amor cuando queremos decir sexo? Porque está unido, porque este primer amor también conlleva nuestro primer encuentro sexual y, así, refuerza su impronta en nuestro universo emocional. La primera vez…, con sus miedos, deseos y descubrimientos.

4.- Yo Romeo, tu Julieta. Efectivamente, el refuerzo cultural y la mitificación del primer amor nos hace ser los protagonistas de nuestra propia película… Como banda sonora tenemos cantidad de canciones románticas que enfatizan esa primera experiencia idealizándola y reforzándola.

Y como el amor, por suerte, no es una ciencia exacta, puede que el ideal del amor romántico estable y para siempre se haga realidad... de vez en cuando.

Alicia López Losantos, psicóloga y socióloga

Publicidad