Alimentación

Las propiedades de la gelatina que no conocías

La gelatina es un alimento que esconde muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. ¡Te las desvelamos!

Gelatina: Propiedades y beneficios

Unsplash Gelatina: Propiedades y beneficios

Publicidad

Muchas veces relacionamos la gelatina con un postre para niños o creemos en la leyenda urbana de que la gelatina engorda. Nada más allá de la realidad. La gelatina se presenta en numerosas variantes y nos puede aportar grandes beneficios.

¿Qué beneficios nos aporta la gelatina?

La gelatina es un preparado alimenticio que se obtiene del colágeno que está presente fundamentalmente en tendones, huesos, órganos o cartílagos de animales. Y ahí es donde reside su principal beneficio: el colágeno. Nuestro organismo reduce la producción de colágeno de forma natural con el paso de los años por lo que gracias al consumo de gelatina, se repone el colágeno que nuestro cuerpo necesita y que ayuda a mantener fuertes huesos y músculos, a regenerar tejidos y a detener el envejecimiento de la piel. Pero, además, ayuda a que el pelo y las uñas crezcan más fuertes. Gracias al colágeno también se puede prevenir la artritis y acelerar el proceso de recuperación de lesiones.

Otra de las propiedades de la gelatina es su alto aporte de proteínas. Se estima que más del 90% de su contenido son proteínas, por lo que además es ideal para las dietas. Muchas veces se dice que la gelatina engorda pero lo cierto es que ayuda a bajar de peso por ser saciante y baja en calorías. La gelatina también favorece el proceso digestivo gracias a la glicina y ayuda en el proceso cerebral, favoreciendo la memoria y la concentración.

El origen de la gelatina

En la actualidad sabemos de las propiedades de la gelatina pero, ¿de dónde proviene? No hay datos concretos pero hace unos 8.000 años, el homo sapiens cocinaba una especie de pasta con pellejos y huesos de animales que usaban tanto para pintar como a modo de pegamento. Si nos trasladamos al Antiguo Egipto, se cree que fue la primera vez en la que se usó como alimento algo parecido a la gelatina como la conocemos hoy en día. En 1682 un francés llamado Denis Papin inventó la olla a presión, lo que permitió hervir los huesos hasta crear unas láminas de gelatina. En 1754 se registró la primera patente para el procesamiento de gelatina en el Reino Unido. Ya en el siglo XIX se empezaron a popularizar los beneficios de de la gelatina y se comenzó a comercializar tanto a nivel farmacéutico como alimentario.

Hoy en día todo esto ha evolucionado y nos ha llevado hasta los múltiples usos que se le dan hoy en día. No esperes más para disfrutar de sus propiedades e introduce el consumo de gelatina dentro de tus hábitos alimenticios.

Publicidad