Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la Red Europea para el Fin del Tabaco (ENSP) considera que las "tabacaleras tienen que conseguir que la gente siga con su adición a la nicotina, que es un negocio".

La información publicada en un estudio realizado por los científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte ha descubierto la evidencia de los riesgos que supone vapear.

Tal como nos cuenta Rodríguez Lozano "lo intentan vender como si fuera algo para dejar de fumar de una forma menos peligrosa. Mientras que la OMS dice que no". En España fuman unos nueve millones de personas, pero unos 41 millones no fuman", matiza Rodríguez.

Sobre el vapeador nos dice que "al introducir este producto nuevo estamos introduciendo otra vez el hábito de fumar". La ONU pide que desde los gobiernos se hagan unas regulaciones iguales que con los cigarillos".

Juan Miguel Rey, experto en estrategias de marketing, considera que debe plantearse realmente si queremos poner de nuevo de moda un producto cuyo único beneficio es la adicción". Un producto que da la sensación de glamour"