Covid-19

Una persona de 50 años lleva 480 días siendo positiva en coronavirus, primer caso del mundo de tanta duración

El riesgo de que las personas inmunodeprimidas generen una nueva variante de Covid-19 es muy elevado y todavía se está lejos de lograr frenarlo.

Publicidad

El Covid-19 sigue entre nosotros y mantiene en vilo a la comunidad científica. El virus que lo causa puede presentar resistencia a los innovadores anticuerpos monoclonales, antivirales y plasma de convaleciente que se han desarrollado para mejorar las perspectivas de mejora en los pacientes más vulnerables al virus.

Además, los científicos han descubierto que aquellas personas con resistencia a la medicación antiviral pueden desarrollar nuevas variantes.

El estudio, firmado por científicos de la Clínica Mayo y la Universidad de Wisconsin-Madison, describe el primer caso en el mundo de un paciente que ha desarrollado una infección persistentemente positiva al SARS-CoV-2 tras 16 meses de fracasos terapéuticos. Se trata de una persona inmunodeprimida de 50 años que dio positivo en la prueba PCR y evolucionó a neumonía e insuficiencia respiratoria llegando a tener un ingreso en UCI.

En condiciones normales, nuestro sistema inmune es capaz de resolver la infección, eliminar el virus y generar memoria antigénica celular en un plazo de 15 a 25 días. Hasta la publicación de este estudio de la Clínica Mayo, la infección por SARS-CoV-2 más prolongada de un individuo que se había documentado había durado 333 días. Se confirma así que las infecciones en pacientes inmunodeprimidos pueden durar más de 25 días.

El objetivo de acabar con las trasmisiones

El estudio advierte de la imprevisibilidad de este coronavirus y da pistas sobre el gran desafío terapéutico al que nos enfrentamos. Según Francisco José Roig Vázquez, neumólogo en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, "las vacunas han mostrado un gran papel en el control del desarrollo de infecciones graves y muertes, pero no tanto del control de la trasmisión del virus". En su opinión, el desafío futuro pasa por el desarrollo de vacunas con otras tecnologías que permitan tanto protegernos de las futuras variantes como controlar la trasmisión de la enfermedad. "A día de hoy, el control de la trasmisión es el gran reto todavía no resuelto eficazmente".

"Es posible que con el tiempo podamos ver casos similares, por lo que es importante el seguimiento con PCR de pacientes inmunodeprimidos en cuanto se noten sintomatología. Es posible que se les etiquete por error de “reinfección” cuando en realidad se trata de infección permanente", recomienda. Como él, muchos especialistas recalcan que la transmisión no está controlada y que el fin de la pandemia está todavía en un horizonte lejano.

Publicidad