COVID

¿Es la pérdida de audición un efecto secundario del coronavirus?

Desde el inicio de la pandemia hemos ido conociendo algunos efectos secundarios del coronavirus. Ahora, por ejemplo, algunos expertos ponen sobre la mesa la pérdida de audición.

Médico examinando un oído

Médico examinando un oído Pexels

Publicidad

Son varias las secuelas que podemos sufrir tras contagiarnos de Covid-19, como la pérdida de olfato o la fatiga. Este jueves, el presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de de Otorrinolaringología y Cáncer de Cabeza y Cuello, Luis Lassaletta, volvía a poner sobre la mesa otro posible que ya se había dado a conocer en estos meses: la pérdida de audición en los pacientes que han pasado el coronavirus o zumbidos continuados que dificultan el día a día.

Ya en una investigación desarrollada por varios especialistas y publicada en la revista especializada 'International Journal of Audiology' se ponía sobre la mesa que la prevalencia de la pérdida de oído en personas que han estado contagiados es del 7,6 %.

"Muchas de las secuelas de la COVID-19 están relacionadas con la audición. Es un virus muy volátil y es difícil establecer una relación causa-efecto clara entre el virus y algunas de las patologías, como la pérdida de audición" explica el doctor Lassaletta, "pero sí sabemos que hay pacientes con acúfenos que, directa o indirectamente, están vinculados a la enfermedad".

Por otro lado, según el director del Centro de Manchester para Audiología y Sordera, Kevin Munro, "en algunos casos los síntomas continúan en los pacientes. Otros señalan que han disminuido, pero existen muchas incógnitas todavía al respecto", asegura.

Aumentan los casos de coronavirus en España

En España, en estos últimos siete días, el número de contagios han aumentado considerablemente. Se han registrado 20.652 nuevos casos de coronavirus, de los que 13.686 pertenecen a personas mayores de 60 años.

Con respecto a la semana pasada, la incidencia acumulada ha aumentado en 27,2 puntos, situándose ahora en 195,61 casos por cada 100.000 habitantes.

Por otro lado, los ingresos y la presión en UCI también se ha visto afectadas, incrementándose notablemente.

Publicidad