OCU

8 de cada 10 galletas infantiles no son saludables, según la OCU

La OCU recomienda sustituir las galletas por frutos secos, frutas o bocadillos de pan integral con aceite y tomate o queso.

La mayoría de las galletas no son saludables según Nutriscore

Publicidad

Las galletas son la merienda de muchos niños, pero la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de que 8 de cada 10 galletas infantiles no son saludables. Lo ha hecho en el marco del Proyecto Alimentación saludable para el pequeño consumidor, donde explican que 253 de las 305 galletas infantiles que seleccionaron tienen una valoración D o E en Nutriscore, lo que es la más baja posible.

Tan solo 15 galletas tienen una valoración A o una B. Suelen ser las tradicionales galletas como las 'María' sin azúcares añadidos. Este tipo de galletas suelen ser las menos atractivas para los niños porque llevan edulcorantes. Es el exceso de azúcar el que penaliza su valoración nutricional. La OCU explica que, de media, uno de cada tres gramos de estas galletas son azúcar.

Las galletas que lo excluyen lo suelen sustituir por polialcoholes, que son edulcorantes que pueden tener efectos laxantes, sobre todo en los niños por su bajo peso corporal. El resto de los ingredientes también son perjudiciales: grasas saturadas, harinas refinadas, aromas y todo tipo de aditivos.

Las galletas deben consumirse de manera controlada

Los expertos recomiendan que las galletas se consuman de manera ocasional y en pequeñas cantidades, incluso las que tienen una valoración nutricional A o B, porque son productos ultraprocesados con aditivos. Se aconseja sustituir las galletas por pan integral con aceite de oliva, queso, crema vegetal o tomate. Un bocadillo de pan integral con un par de onzas de chocolate negro, con un mínimo de 70% de cacao, también es más sano.

El motivo de los agujeros de las galletas 'María'

Tal y como informó en Instagram 'Data Food', los agujeros de las galletas 'María' tienen una explicación que se conoce como 'docking'. Lo que significa que: "estos pequeños orificios de ventilación permiten que el vapor se escape mientras se hornean, lo que evita que las galletas suban, minimizando las burbujas de aire". Muchos pensaban que estos agujeros de las galletas 'María' eran para que pudieran absorber mejor los líquidos.

Publicidad