En verano pasamos muchas horas en la playa o la piscina. Tantas horas bajo el sol son perjudiciales para nuestra piel, por ello, es importante protegerse de los rayos solares.

La preocupación por cuidar nuestra piel ha provocado la ebullición de un nuevo mercado que acapara al 28% de la población española. Se trata de la nutricosmética: cápsulas o ampollas que protegen la piel desde el interior.

Debemos tomar una píldora diaria que no sustituye a las tradicionales cremas solares sino que es un suplemento que actúa como barrera uniforme y homogénea.

Estos suplementos contienen activos de vitaminas B o E, lo que ayuda también a la dieta. Además se deben tomar 15 días antes de la exposición y el consumo de estos fotoprotectores orales se recomienda en personas de pieles claras.