Un menor de 13 años ha vuelto a andar tras haberse sometido a una operación en la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. El pequeño padecía un problema óseo en la cadera que le hacía necesario utilizar una silla de ruedas o bastón para desplazarse. El niño ya se había sometido a otras operaciones sin éxito.

Otro menor de 15 años también se ha sometido a una intervención similar este año para reducir el dolor y favorecer la autonomía tras las deformaciones causadas por una enfermedad. Los niños que atienen en esta Unidad proceden de distintos puntos de Andalucía.

En muchos casos, es necesario un equipo multidisciplinar formado por pediatras, nutricionistas, anestesistas y rehabilitadores al tratarse de alteraciones genéticas o de enfermedades neurológicas, lo que permite proporcionar un mejor tratamiento. La alta cualificación es fundamental para tratar estas problemáticas.

En la actualidad, el Virgen del Rocío de Sevilla trabaja junto al Hospital Puerta del Mar de Cádiz en el lanzamiento de una línea de impresión 3D para poder utilizar herramientas y productos personalizados.