Cada año mueren en España más de 1.000 personas por culpa de la pseudoterapias, personas desesperadas que recurren a terapias pseudocientíficas y en muchos casos abandonan los tratamientos médicos.

En España más de 2 millones de personas utilizan estos tratamientos sin ningún aval científico. Un dato que preocupa hasta tal punto que el Ministerio de Sanidad ha querido hacer una campaña para concienciar de los peligros de las pseudoterapias.

El Gobierno ha identificado 73 pseudoterapias que se publicitaban como productos o técnicas con efecto terapéutico pero que carecen de evidencia científica como la hidroterapia de colon, y está investigando otras 66, entre las que se encuentran la homeopatía y la acupuntura.

El Ministerio de Sanidad está trabajando en un Real Decreto mediante el que se prohibirá que los centros que ofrecen estos productos o técnicas considerados pseudoterapias lleven la calificación de sanitarios y también evitará que éstas se puedan ofertar en los hospitales.

Los ministros de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, han informado este jueves en una rueda de prensa de los últimos avances en el Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias, presentado el pasado mes de noviembre.

De las 139 técnicas analizadas por la Red de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS), se ha elaborado un primer informe en el que se han identificado 73, que no tienen ningún ensayo clínico, revisiones o metaanálisis.

Se trata, ha explicado Carcedo, de "un primer filtro" que identifica esos 73 productos o técnicas como pseudoterapias, sobre las que "no ha habido ni siquiera intención de demostrar su eficacia". Constelaciones sistemáticas, cristales de cuarzo, cromopuntura, frutoterapia, gemoterapia, hidroterapia de colon, masaje en la energía de los chacras, masaje tibetano, plasma marino, radioestesia, terapia floral de california o terapia biomagnética son algunas de las pseudoterapias incluidas en este primer listado, y a las que se ha referido Duque como "cosas".

Respecto a las 66 restantes, el hecho de que existan publicaciones relativas a estas prácticas no implica que estén respaldadas por la evidencia científica y que se avale su eficacia y seguridad, por lo que serán analizadas en sucesivos informes.

En este grupo se incluyen algunas técnicas y productos tan conocidos como la homeopatía y la acupuntura, pero también otras como caballoterapia, el drenaje linfático manual, medicina naturista y la tradicional china, musicoterapia, osteopatía, quiropraxia, reflexología, reiki, terapia herbal o la magnoterapia.