Publicidad

Margarita del Val

Margarita del Val: "Si no llevamos la vacuna contra el coronavirus a los países pobres nunca estaremos sin él"

Margarita del Val, directora del Laboratorio de Inmunología Viral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC), ha participado en un debate virtual organizado por la Fundación Alternativas, en el cual ha dado su opinión sobre el reto de la vacunación global contra la pandemia del coronavirus.

"Hemos conseguido el reto de producir varias vacunas que son muy seguras y muy eficaces, pero ahora tenemos el reto de las campañas de vacunación. Hay que recordar que en España vacunamos todos los años a todos los niños que han nacido en ese año, aproximadamente menos de 400.000 niños.

Ahora si estamos pensando en vacunar a toda la población española contra el coronavirus son 100 veces más con los mismos recursos, eso ya es un reto descomunal. Además, hay que vacunar a todo el mundo porque sabemos que las enfermedades infecciosas no conocen de fronteras.

Desde siempre las vacunas han sido uno de los campos de mayor cooperación internacional en el tema de medicamentos. Por eso este año le hemos dado el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional a Gavi (Global Alliance for Vaccines and Immunisation), que es la alianza global para la vacunación y la inmunización.

Es una alianza de sectores privados, compañías farmacéuticas, sectores públicos, gobiernos, filántropos muy importantes y centros de control de enfermedad de grandes países.

Colaboración entre todos ellos han montado esta gran alianza y Gavi ha permitido llevar vacunas frente a enfermedades que ya conocíamos, vacunas potentísimas y muy seguras que permitían erradicar estas infecciones a países con menos recursos que no se lo podían permitir. Así se logró erradicar hace 40 años la viruela y sabemos que eso funciona.

Basado en esa colaboración se está apunto de erradicar con la poliomielitis y por ello, tener más de una vacuna ayuda. También se está cerca de la eliminación del sarampión.

Sabemos cuál es el camino, sabemos que tenemos que tener vacunas tan potentes que eviten la infección de la persona vacunada y eviten el contagio de la persona vacunada. Además, sabemos que tenemos que compartirlas con todo el mundo. Nosotros pagamos esas vacunas elementales, antiguas, a un precio más alto de su propio precio para poderlas llevar gratis a todos los países que no se lo pueden permitir.

Esto es un punto de solidaridad, pero también es un punto de realismo porque si no ofrecemos estas vacunas gratis y no les enseñamos a vacunar y a ser autosuficientes gradualmente, nunca estaremos libres de las infecciones. Este es el camino que nos debe guiar para controlar y eliminar la pandemia del coronavirus que tenemos actualmente, con un camino de cooperación internacional".

Publicidad