Muchas mujeres se han pasado la vida a dieta y han sufrido incomprensión por problemas físicos que hasta ahora se confundían con obesidad, lo que les provocaba trastornos psíquicos. Pero no están gordas, sufren lipedema, una dolencia muy dolorosa que afecta a brazos y piernas y afecta al 16% de las mujeres ya que se agrava con el peso y los problemas hormonales.

Actualmente, la solución pasa por acudir al quirófano o por un tratamiento conservador.