Hospital Carlos III de Madrid

Publicidad

EL PRIMER CASO QUE AFECTA A EUROPA OCCIDENTAL

Se investigan dos posibles casos de fiebre hemorrágica Crimea-Congo en Madrid

La Comunidad de Madrid ha notificado la detección de dos personas con posible contagio de la enfermedad que ha causado la muerte de una persona y mantiene en la UCI a una de las enfermeras que le atendió. Los afectados se han trasladado a las unidades de aislamiento del Hospital Gómez Ulla y del Hospital Carlos III y se ha activado el protocolo de alto nivel para descartar posibles infecciones.

Dos personas han sido hospitalizadas en la madrugada de este sábado en Madrid por posible fiebre hemorrágica Crimea-Congo, según ha informado el Ministerio de Sanidad en un comunicado, subrayando que se trata simplemente de una medida preventiva.

"En las últimas horas, la Comunidad de Madrid ha notificado al Ministerio de Sanidad la detección de dos personas que cumplen criterio de caso en investigación de posible fiebre hemorrágica Crimea-Congo en los que se ha activado de manera preventiva el protocolo para descartar enfermedad por fiebres hemorrágicas víricas", ha indicado. Por lo que se ha puesto en marcha el protocolo de asignación de hospital ante sospechas de casos de enfermedades infecciosas de alto riesgo.

Una de las nuevas posibles contagiadas de fiebre hemorrágica Crimea-Congo es una sanitaria del Laboratorio Clínico Central, en el Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes de Madrid, y la otra estuvo en un pueblo de Ávila junto a su marido, que estuvo expuesto al contacto con garrapatas.

Así lo ha informado la Consejería de la Comunidad de Madrid en una nota de prensa, horas después de saber que hay en investigación dos posibles nuevos casos de fiebre hemorrágica en Madrid.

Esta paciente, ingresada en la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital La Paz-Carlos III, "continúa estable dentro de la gravedad". Los dos nuevos casos en investigación corresponden a dos mujeres que ingresaron anoche en la unidad de aislamiento de alto nivel del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid, derivada desde el Hospital Ramón y Cajal, y en la unidad de aislamiento del Hospital La Paz-Carlos III.

La nota explica que los responsables de Sanidad y de la Comunidad de Madrid, de manera coordinada, han activado de manera preventiva el protocolo para descartar contagio por fiebres hemorrágicas víricas. La enfermera contagiada se encuentra "estable dentro de la gravedad", está consciente y colabora con los profesionales que la atienden, mientras que las cerca de doscientas personas que están siendo vigiladas por Sanidad se mantenían asintomáticas, hasta la detección de estos dos nuevos posibles casos.

Esta enfermedad ha provocado la muerte a un hombre de 62 años el pasado 25 de agosto en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde fue trasladado desde el Infanta Leonor tras sufrir la picadura de una garrapata mientras, como la nueva contagiada y su marido, paseaba por el campo en Ávila, y mantiene en la UCI a una de las enfermeras que lo atendió.

El Gobierno en funciones ha explicado que "en ambos casos se enviarán las muestras al Centro Nacional de Microbiología para el diagnóstico microbiológico". El Ministerio de Sanidad informa en un comunicado de que el Centro Nacional de Microbiología analizará ahora las muestras de estos dos posibles contagios de la enfermedad.

Publicidad

Un hombre protegido con una mascarilla llega al hospital La Paz de Madrid

Los contagios de Covid aumentan y las hospitalizaciones son mayores que hace tres años

Los contagios por COVID-19 aumentan. Son 7 semanas consecutivas al alza, con una tasa de incidencia de 107,7 casos por cada 100.000 habitantes, según los datos del último informe Sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Aguda del Instituto de Salud Carlos III. También aumenta la tasa de hospitalización casi un punto.

De los años del bikini y las suecas a la época de la fotoprotección

Cáncer de Piel: De los años del bikini y 'las suecas' a la época de la fotoprotección con las cremas solares

Proteger la piel de pequeños es prevenir el cáncer de mayores. El riesgo de cáncer de piel se puede reducir si nos protegemos del sol especialmente en nuestros primeros 30 años de vida.