Para combatir el cambio climático, World Resources Institute en Washington, ha realizado un estudio donde muestran como reduciendo el consumo de carne se podría llevar a cabo.

Esto se debe a que evitando la producción agresiva de carne, se reducirían gases de efecto invernaderoy las zonas naturales se verían menos afectadas.

Asimismo la población consume un porcentaje más alto de proteínas procedentes de la carne del necesario. Según el estudio, estas proteínas podrían ser cubiertas por las que pueden ofrecer las plantas, además de ser su tratamiento y producción menos invasivo para el planeta tierra.