Hospitalización

El hijo pequeño de Joaquín Cortés y Mónica Moreno, hospitalizado por un virus respiratorio

El artista compartió en sus redes sociales que su hijo de cuatro meses está ingresado por el virus respiratorio VRS, también conocido como bronquiolitis.

Joaquín Cortes.

Publicidad

Joaquín Cortés ha compartido a través de sus redes sociales que su hijo menor, de cuatro meses, está ingresado en el hospital tras sufrir la infección de un virus respiratorio VRS, que le ha producido bronquiolitis. A través de sus historias de Instagram, el artista y la madre del pequeño, Mónica Moreno, han relatado la experiencia que están atravesando. Cortés explica lo grave que es el virus, sobre todo en menores de dos años. "Es más peligroso que el Covid...más agresivo aún", especifica.

Mónica Moreno subió el miércoles unos vídeos en los que contó que llevaba ya tres días durmiendo en el hospital. Su hijo mayor, Romeo, nació en 2018. "Esto es horrible, mi cuerpo quiere estar con los dos", señaló Moreno. La madre del pequeño también contó que el bailaor se quedará también en el hospital para turnarse y pasar tiempo con él.

"Está ayudando a que nuestro hijo respire"

El virus afecta a las vías respiratorias de los pulmones. "Ahora mismo está respirando gracias a uno de esos aparatos que tanto faltaron durante la pandemia que provocó que tanta gente se fuera. Es increíble… Ahora está ayudando a que nuestro hijo respire", reflexiona el artista. En las imágenes publicadas por los padres se puede ver cómo cuenta con vías para facilitar su respiración. El pasado 16 de mayo Cortés compartió una publicación con vídeos de su hijo más pequeño en vídeo:

El bebé no presentó síntomas graves, tan solo mocos y otros signos leves, por lo que no acudieron al hospital. Su estado empeoró cuando dejó de dormir, no quiso comer y se puso pálido. Entonces, fueron al hospital, donde se le diagnosticó el virus.

Se calcula que, aproximadamente, un 20% de los niños tendrá un episodio de bronquiolitis el primer año de su vida. Entre los síntomas figuran la mucosidad nasal, la fiebre y la dificultad respiratoria. Estos síntomas pueden durar entre dos y tres semanas.