Bronquiolitis

Federico Martinón, pediatra: "El nuevo medicamento contra la bronquiolitis evitaría 3 de cada 4 casos que necesitan atención médica"

La Comisión Europea ha aprobado el Beyfortus, el nombre comercial del primer fármaco contra el virus respiratorio sinticial, el VRS, que provoca las famosas bronquiolitis entre los niños. Analizamos con varios expertos este avance "revolucionario" que podría acabar con las epidemias de esta enfermedad como la que ahora azota gran número de países.

Publicidad

Las UCIs pediátricas de muchos hospitales de nuestro país está llenas y al borde del colapso. Todo por culpa de una potente ola de casos de bronquiolitis. "Siempre ha sido el 'Covid' de los niños, la causa que llena nuestros hospitales y urgencias por estas fechas", nos explica el doctor Federico Martinón, jefe de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. "Lo que sucede este año es que tenemos una temporada muy intensa probablemente a que este virus, al igual que el de la gripe, no ha circulado y tenemos más población pediátrica susceptible, es decir estamos viendo más casos, aún es pronto para decir si más graves".

Pero estas olas anuales de niños enfermos podrían acabarse gracias a un nuevo medicamento. Se trata del Beyfortus, el nombre comercial del farmaco basado en el anticuerpo 'nirsevimab' que ha desarrollado los laboratorios Sanofi y que acaba de aprobar al Comisión Europea. Sus resultados en desarrollo clínico muestran "de manera consistente" la reducción de las infecciones por virus respiratorio sincitial, VRS, que requieren atención médica incluidas las hospitalizaciones.

"Uno de los problemas que tenemos a día de hoy con este virus, que está detrás de la bronquiolitis o las neumonías, es que no tenemos alternativas que modifiquen o que puedan evitar o contener esta infección más allá de las medidas higiénicas habituales como lavado de manos", aclara el doctor Martinón. "La buena noticia es que ahora hay una revolución en las posibilidades de intervención. Este medicamento, un anticuerpo monoclonal de última generación podría evitar 3 de cada 4 casos que necesitan atención médica y 7 u 8 de los casos que necesitan hospitalización".

El Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Quirón de Málaga, el doctor Baca, valora esta aprobación de forma muy optimista: "Dada la importancia de las bronquiolitis y del virus respiratorio sincitial, creo que 'nirsevimab' es el gran avance de la pediatría de los últimos años y estoy seguro que la aspiración de los pediatras será que entre en el calendario vacunal para que llegue a todos los niños".

También a las madres

Es probable que esta vacuna se administre también a las madres. Hasta ahora los niños más protegidos y aislados antes esta pandemia de la bronquiolitis eran los grandes prematuros, o los cardiópatas, pequeños con un mayor riesgo mayor que los lactantes sanos, para tener un ingreso o una complicación por el virus respiratorio sincitial. "Esos niños ya están recibiendo profilaxis, pero 8 de cada 10 casos que vemos en hospital o en urgencias son niños que no tienen factores de riesgo identificables y que, hasta la fecha, no teníamos ninguna alternativa de prevención. Ahora, con los nuevo monoclonales tendremos una oportunidad de revolucionar lo que hasta ahora era y es esta pandemia habitual en los niños", asegura Martinón.

Hasta ahora, la mayoría de las hospitalizaciones por VRS se producen en lactantes sanos nacidos a término. A nivel mundial, en el año 2019 hubo aproximadamente 33 millones de casos de infecciones agudas del tracto respiratorio inferior que provocaron más de tres millones de hospitalizaciones, y se estimó que se produjeron 26.300 muertes hospitalarias de niños menores de cinco años.

¿El fin de la bronquiolitis?

La pregunta es si este nuevo fármaco aprobado será el fin de la bronquiolitis y de otras enfermedades relacionadas con el VRS. "Es pronto para decirlo -concluye con prudencia Martinón- Es una infección que no solo afecta a niños, también a adultos. Se está trabajando también en una vacuna para adultos. Ahora es previsible que otras vacunas se incorporen a este arsenal preventivo, tanto para lactantes como para adultos. Cuando se aplique a la población general cambiará el panorama actual y puede, sino acabar, reducir a la mínima expresión la epidemia anual por VRS".

Publicidad