101.013167

Publicidad

Coronavirus

Fatiga, dolores y mareos son algunas de las secuelas del coronavirus durante meses en pacientes recuperados

El 10% de los que se contagian de coronavirus siguen presentando secuelas como fatiga, dolores y mareos durante meses a pesar de haber superado la enfermedad y dar negativo en los test. La mayoría son mujeres.

En resumen

Un 10% de los enfermos contagiados de coronavirus, la mayoría mujeres, arrastran durante meses las secuelas de la enfermedad a pesar de haberla superado y dar negativo en las pruebas del Covid-19.

Muchos pacientes describen sensación de fatiga: "Hay días que no puedo ni hacer la cama", nos cuenta Rosalía, o también mareos y dolores musculares acompañados de pinchazos que hace imposible llevar una vida normal.

Imposible llevar una vida normal

Hay quien dice sentirse como una persona de "60 u 80 años, mi padre está mucho mejor que yo de salud", cuenta Cristina Lorenzo, cuando ni siquiera ha cumplido los 40. Persisten en muchos casos las dificultades para respirar, la poca capacidad pulmonar y la fatiga.

Afecta a la memoria y al sistema nervioso

Otros pacientes describen "pinchazos y dolores muy fuertes por el cuerpo" y algunos "pérdida de memoria, desorientación, problemas para hablar".

Rosalía, siete meses después de haberse infectado presenta problemas en el sistema nervioso: "Tengo que depender de mi pareja, me mareo, no puedo bajar a la calle o conducir" .

Juan Miguel estuvo en la UCI. Al salir del hospital había perdido 25 kilos y todavía le queda una larga recuperación, sigue en silla de ruedas aunque "no pierdo la esperanza de volver a andar".

Juan Carlos también fue hospitalizado en abril, la covid le ha generado varias complicaciones "algún episodio de taquicardias que fue lo que más asustó".

Desconociemiento médico-científico

Todos ellos piden más atención y "que nos hagan un seguimiento más adecuado". Además solicitan responsabilidad a quienes incumplen las restricciones porque "están poniendo en juego sus vidas y las de los demás".

El desconocimiento médico-científico es, para muchos de estos pacientes, una de las peores secuelas que están sufriendo.