Bronquiolitis

Estas son las cuatro medidas para frenar la incidencia de la bronquiolitis

La avalancha de casos de bronquiolitis sigue inundando los hospitales españoles. Te contamos algunas de las medidas para frenar su incidencia.

Niño enfermo

Niño enfermo Antena 3 Noticias

Publicidad

Las primeras bronquiolitis y los virus respiratorios en niños llegan con el otoño y las primeras oleadas de frío. Este año, la bronquiolitis se ha adelantado y los hospitales españoles se encuentran saturados ante su inminente avance.

Para conocer qué le ocurre a tu hijo o saber cuándo debes acudir a un centro médico, es imprescindible conocer los síntomas. En el caso de la bronquiolitis, el principal causante es el virus respiratorio sincitial, que provoca la inflamación y la obstrucción de las vías aéreas más pequeñas de los pulmones.

El período de incubación de la bronquiolitis es de 3 a 8 días y suele comenzar como un catarro común con tos. Con los días se incrementa la secreción nasal y el lagrimeo. En muchas ocasiones también da fiebre y, aunque pueda ser un simple resfriado, este puede llegar a complicarse mucho en bebés menores de 2 años. Con la intención de frenar los casos y disminuir la presión hospitalaria, te contamos cuatro medidas para retener la incidencia.

¿Cómo frenar la incidencia?

  • Uso de mascarilla en niños mayores de 6 años que presenten síntomas. Se recomienda que los mayores de seis años lleven mascarilla en el caso de que muestren síntomas respiratorios. El uso de la mascarilla en estos casos tiene el objetivo de no propagar el virus.
  • Mantener distancia social en caso de tener síntomas. Aunque esta medida sea más difícil, sobre todo en niños pequeños, se recomienda mantener una distancia de 1,5 metros, tanto en adultos como en niños que presenten síntomas.
  • Evitar las visitas a los bebés menores de tres meses cuando existan síntomas. Con el fin de frenar la propagación pero también el empeoramiento de los casos en bebés, es muy recomendable que, si se presenta algún tipo de sintomatología, se eviten las visitas a los bebés de menos de tres meses. Además, se aconseja a los padres que muestren síntomas usar mascarilla y extremar las medidas higiénicas, como lavarse las manos, antes de tocar a sus hijos. En cualquier caso, una medida preventiva e importante es minimizar el contacto de las personas resfriadas con los bebés.
  • No asistir a guarderías o escuelas en caso de contagio. Tanto los colegios como las guarderías son los sitios donde más contagios se suelen producir por el estrecho contacto entre los menores. Ante ello, si los menores presentan cualquier síntoma respiratorio, se recomienda que no asistan a clase, sobre todo en esta época de riesgo elevado.

Publicidad