Invierno

Esta es la razón por la que en invierno tienes más ganas de orinar

Llega el invierno y las ganas de orinar se hacen más frecuentes, ¿te pasa? Te descubrimos las razones fisiológicas que relacionan el frío con el aumento de las ganas de ir al baño.

¿Por qué tenemos más ganas de hacer pis en invierno?

Unsplash ¿Por qué tenemos más ganas de hacer pis en invierno?

Publicidad

Pasa, y mucho. A casi todo el mundo. Con la llegada del invierno, las ganas de orinar aumentan. Y mucho. Si bien es cierto que es complicado establecer qué es normal a la hora de miccionar, se han establecido unos patrones para determinar qué es lo más frecuente. Esto no quiere decir que sea la única opción ni la más sana, solamente es la más común en base a diferentes estudios y mediciones que los expertos han obtenido a lo largo del tiempo. Se estima que lo habitual es visitar el baño con ganas de orinar unas seis o siete veces por día.

Si bien es cierto que, debido a la ingesta de mayor cantidad de líquido, más veces visitamos el baño, en el caso del frío no tiene relación con esto. De hecho, lo habitual es que en verano bebamos más que en invierno debido al calor y a que aumentan las salidas que realizamos. Pero buena parte también la perdemos a través del sudor que emana de nuestro cuerpo. Entonces, ¿por qué tenemos más ganas de orinar cuando llega el invierno? Porque es con el frío cuando se produce la conocida como diuresis del frío. ¿Y este invierno hará más o menos frío que en anteriores? Así lo ve el joven aficionado a la meteorología Jorge Rey.

Diuresis del frío

La explicación científica a tener más ganas de orinar en invierno es la diuresis fría o diuresis por/del frío. Es una respuesta de nuestro organismo ante las bajas temperaturas. De hecho, cuando tenemos frío, los vasos sanguíneos del cuerpo se contraen para conseguir que se reduzca el flujo de sangre que se dirige a la piel y poder concentrar mayor cantidad en nuestros órganos vitales. Así, se mantienen sanos y esto explica también las causas por las que sentimos que las manos y los pies se nos enfrían más rápido en esta época.

Como consecuencia de que los vasos sanguíneos se contraigan, toda la sangre que tenemos en el cuerpo ve reducido el espacio del que dispone para circular. Al aumentar la presión sanguínea por esta causa, los riñones reciben la señal de que deben eliminar los líquidos que sobran para equilibrarla y ahí es cuando se producen más ganas de orinar. Es un proceso de reequilibrio.

Así que, aunque a veces nos cueste más movernos e ir hasta el baño debido a las bajas temperaturas, no debemos posponerlo ya que se trata de la forma en que nuestro cuerpo evita infecciones urinarias y mantiene la vejiga sana. Por lo tanto, ya sabes que es normal y que se trata de una señal de que tu organismo funciona a la perfección si notas un aumento de las ganas de orinar en invierno. No es necesario que incrementes la ingesta de líquidos ni que visites más veces el baño de las que el cuerpo te pide. Tan solo tienes que seguir sus indicaciones.

Publicidad