Médicos durante una operación

Publicidad

Medicina

Encuentran unas pinzas de depilar en la uretra de un joven en Arabia Saudí

Los médicos saudíes han extraído las pinzas de depilar que el joven tenía en la uretra desde hace más de cuatro años. El paciente no quiso revelar qué otros objetos se había introducido dentro del pene.

En resumen

  • Los médicos creen que lo hizo por placer sexual
  • El joven no había sufrido dolor en todo este tiempo
  • Se negó a hacerse la prueba psicológica que le recomendó el hospital

Un joven de 22 años y cuyo nombre no ha sido revelado acudió al hospital con unas pinzas de depilar de siete centímetros dentro del pene y explicó a los médicos que no había sufrido ningún dolor desde que se las insertara hace más de cuatro años.

Según informa el diario británico 'Metro', la operación fue muy delicada debido a la posición y el tamaño del objeto metálico. Los médicos tuvieron que presionar la uretra por cada lado para mantener las pinzas cerradas. Si las pinzas se hubieran retirado estando abiertas podrían haberle dañado el pene.

Aunque el joven no quiso declarar el motivo por el que se había insertado el objeto hace más de cuatro años, desde el hospital aseguran que no es la primera vez que sucede y que algunos hombres lo hacen como práctica sexual mientras se masturban.

El caso fue publicado por la revista 'Urology Case Reports', donde se explica con detalle el caso de este joven que, en una clínica de Arabia Saudí, reveló la lista de objetos metálicos que se había introducido en el pene antes de las pinzas.

Una radiografía reveló la existencia de las pinzas y dejó ver que la parte cerrada de las mismas se había incrustado en la uretra. Inmediatamente después, los doctores le operaron de urgencia mientras el paciente se encontraba bajo anestesia general.

Según los médicos saudíes, estas técnicas tan peligrosas son llevadas a cabo por personas con problemas psicológicos o en estado de embriaguez.

El joven asegura que no sufre problemas mentales y se ha negado a hacerse la prueba psicológica que le recomendaron desde el hospital.

Publicidad