Un hombre de 39 años, de Dinamarca, estuvo tomando esteroides tópicos para tratar sus problemas nasales, ya que llevaba dos años con la fosa nasal izquierda taponada. Al ver que el tratamiento no funcionaba acudió al departamento de otorrinolaringología del hospital universitario de Aarhus. Allí se sometió a una tomografía computarizada, en la que los médicos descubrieron que algo estaba creciendo en el interior de su nariz.

Sospecharon que se trataba de un quiste dermoide, un tumor con el que nacen algunas personas. Sin embargo, después de extirparle el bulto, descubrieron que lo que crecía en la nariz del paciente era un diente cubierto de tejido nasal inflamado. El caso se ha publicado en el BMJ Case Reports.

Los doctores han explicado que a veces los dientes pueden crecer en la nariz de una persona debido a un trauma o infecciones que afectan a cualquier área. Otra causa podrían ser problemas de desarrollo, como el labio leporino o el paladar hendido.

Aunque el paciente había experimentado un trauma facial en su juventud, ya que tenía la mandíbula y la nariz fracturadas, los médicos no reconocen este hecho como la causa de la anomalía.