Publicidad

Coronavirus

Adolfo García-Sastre, virólogo del hospital Monte Sinai de Nueva York: "La vacunación está siendo demasiado lenta"

Adolfo García-Sastre, junto a un centenar de doctores, virólogos y epidemiólogos, ha enviado una carta al Gobierno y a las comunidades autónomas pidiendo medidas urgentes y coordinadas antes de la llegada del próximo otoño

Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del hospital Monte Sinai de Nueva York, ha hablado este jueves por la noche en el informativo de Antena 3 Noticias, donde ha dicho, entre otras cosas, que la vacunación contra el coronavirus "está siendo demasiado lenta".

"El ritmo de vacunación es demasiado lento como pensar en relajar las medidas de seguridad. Por desgracia, todavía no tenemos suficiente gente vacunada", ha dicho.

Carta al Gobierno

García-Sastre ha enviado, junto a un centenar de médicos, virólogos y epidemiólgos, una carta al Gobierno y a las comunidades autónomas para que, antes de que llegue el otoño, se tomen medidas urgentes y coordinadas con las que evitar el contagio por aerosoles, la principal vía de transmisión del coronavirus.

El experto también ha hecho referencia a la importancia del uso de mascarillas. "Cualquier tipo de mascarilla va a contribuir a reducir hasta cierto punto la transmisión del virus, pero una mascarilla, por sí sola, nunca será capaz de reducir al 100% la infección", ha señalado.

Ventilación y distanciamiento

En ese sentido, ha hecho referencia a la importancia de "seguir respetando el distanciamiento social" y de "ventilar todo lo posible los espacios cerrados en los que se encuentre más de una persona".

Además de la ventilación, el virólogo ha hablado de la utilidad de filtradores y purificadores de aire, en caso de que no se pueda airear la estancia. "Se trata de bajar la presencia de aerosoles a toda costa". "Cuanto menos gente haya en espacios cerrados, mejor", ha sentenciado.

Por último, el experto ha lamentado que en los seis meses previos al lanzamiento de las primeras vacunas, los gobiernos no insistiesen en la "necesidad vital" de "reducir la transmisión por aerosoles".

Publicidad