Publicidad

Ley de la eutanasia

El Congreso aprueba la ley de la eutanasia en España que entrará en vigor en 3 meses

La ley de la eutanasia en España ha quedado hoy aprobada definitivamente en el Congreso de los Diputados con 64 votos presenciales a favor más 138 emitidos telemáticamente, en contra 40 presenciales más 101 telemáticos y 2 abstenciones emitidas de forma telemática. La norma entrará en vigor en 3 meses.

España ha aprobado la ley de la eutanasia y se convierte en el sexto país del mundo con una norma que regula el "derecho a morir". De los 104 diputados presentes en el Congreso han votado a favor 64 y en contra 40. A estos votos hay que sumar los emitidos telemáticamente 138 'síes' y 101 'noes' más 2 abstenciones.

La ley de la eutanasia ha visto la luz verde más de un año después de que comenzase a tramitarse, pero pese a que hoy se ha aprobado hasta dentro de 3 meses no entrará en vigor.

¿Quién podrá solicitar la ley de la eutanasia?

Fue el PSOE quien presentó esta propuesta que hoy se ha aprobado en el Congreso para entrar en vigor dentro de 3 meses. Tanto Congreso como Senado han tenido que ir superando los vetos de PP y Vox.

La ley está pensada para quienes siendo mayor de edad sufren "una enfermedad grave e incurable" o un "padecimiento grave, crónico e imposibilitante" que afecte a la autonomía y que genere un "sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable".

Cada caso va a ser supervisado por una Comisión de Garantía y Evaluación creada en cada comunidad autónoma. El enfermo tendrá que esperar unas 5 semanas desde que la solicita plazo en el que será informado de las distintas alternativas y de los cuidados paliativos disponibles y antes habrá de haber confirmado al menos en 4 ocasiones a lo largo de todo el proceso su voluntad de morir.

La mayoría de los grupos se ha pronunciado a favor

La mayoría de los grupos parlamentarios en el Congreso ha expresado su respaldo a la proposición de ley de eutanasia. Entre las intervenciones, la diputada socialista María Luisa Carcedo ha dedicado su turnos de palabra a todos aquellos que han luchado por conseguir que en España se aprobara esta ley, a los que prestaron sus manos, como Ángel a María José, para una muerte digna.

"A todos ellos, gracias. Gracias a todos los que llevaron hasta aquí esta ley", ha concluido Carcedo, que ha sido recibida en su escaño con una larga ovación.

Por su parte, el diputado del PP José Ignacio Echániz ha denunciado que la eutanasia es un acto antimédico y anticonstitucional, y ha advertido del "efecto llamada" que provocará entre las personas más vulnerables, a las que se "empujará" a la eutanasia.

Más dura ha sido la diputada de Vox, Lourdes Méndez que ha anunciado que su grupo recurrirá la ley ante el Tribunal Constitucional y solicitará la paralización de su aplicación hasta que no se dicte sentencia. "Más pronto que tarde les ganaremos y construiremos todo lo que han destruido y les daremos esperanza a quienes la hayan perdido".

"Revertiremos estas leyes, pueden estar seguros, y en nuestra sociedad será la vida la que triunfe y no la muerte", ha asegurado Méndez.

La diputada de Ciudadanos Sara Giménez ha calificado la ley de "hito histórico"mientras que el diputado del PNV Joseba Andoni Agirretxea ha mostrado su apoyo a esta ley que supone "la consecución de un derecho y no de una obligación".

Desde Bildu, Iñaki Ruiz de Pinedo ha lamentado que se haya tardado 20 años en sacar adelante esta norma en el Parlamento y ha recordado a todas las familias "a las que se ha hecho sufrir inútilmente".

Desde el BNG, Néstor Rego ha reivindicado la lucha de su paisano Ramón Sampedro y, aunque ha reconocido que la ley "no es perfecta", ha valorado el "paso decisivo" que supone y que su partido celebra como "un triunfo de los derechos de todos y todas frente a la intolerancia" de la ultraderecha.

Contra Vox ha arremetido también Carolina Telechea, de ERC, para quien la aprobación de esta ley "no crea ningún derecho sino que lo que reconoce".

Por Unidas Podemos, Rosa María Medel ha acusado a los que se oponen a la ley de ser "rabiosamente intolerantes", hasta el extremo de "querer imponer a los otros cómo deben morir".

Publicidad