Salud

Desarrollan una vacuna contra el fentanilo que elimina el efecto de 'subidón' de la droga

El equipo que lo ha desarrollado comenzará a fabricar la vacuna para pruebas en humanos en los próximos meses.

Alerta en Estados Unidos por drogas sintéticas como el fentanilo

Alerta en Estados Unidos por drogas sintéticas como el fentanilo Pixabay

Publicidad

Desarrollan una vacuna contra el fentanilo que podría bloquear su capacidad de entrar en el cerebro. Un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Houston, en Estados Unidos, ha desarrollado una vacuna dirigida al opioide sintético fentanilo que bloquea su capacidad de entrar en el cerebro, eliminando así el efecto del "subidón" de la droga.

Una innovación que permitiría combatir la creciente crisis de la droga en los Estados Unidos. Aunque las investigaciones revelan que el trastorno por consumo de opiáceos es tratable, se calcula que el 80% de las personas dependientes de la droga sufren una recaída.

El fentanilo, un drama en EEUU

Más de 150 personas mueren cada día en Estados Unidos por sobredosis de opioides sintéticos, incluido el fentanilo, que es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina. El consumo de unos 2 miligramos de fentanilo, el equivalente en tamaño a dos granos de arroz, puede ser mortal dependiendo del peso de la persona.

El fentanilo es un opiáceo para tratar el dolor asociado al cáncer, entre otras enfermedades. Es una de las drogas que más preocupa a las autoridades norteamericanas. Las autoridades creen que el número de muertes relacionados con el fentanilo puede ser aún mayor porque este fármaco está detrás de muchas de las sobredosis por heroína.

Otro resultado positivo es que la vacuna no causó ningún efecto secundario adverso en las pruebas de laboratorio con ratas inmunizadas. El equipo tiene previsto empezar a fabricar la vacuna de grado clínico en los próximos meses, con ensayos clínicos en humanos.

El fentanilo es una amenaza especialmente peligrosa porque suele añadirse a drogas callejeras como la cocaína, la metanfetamina y otros opioides, como la oxicodona y las pastillas de hidrocodona/acetaminofén, e incluso a benzodiacepinas falsificadas como el Xanax. Estos medicamentos adulterados con fentanilo aumentan exponencialmente la probabilidad de experimentar una sobredosis en personas que no consumen habitualmente opioides.

Los tratamientos actuales para combatir la adicción al fentanilo son la metadona, la buprenorfina y la naltrexona, y de su eficacia depende sobremanera el cumplimiento del paciente, el acceso a las diversas drogas y el opioide concreto que se consuma.

Publicidad