Publicidad

Pareja

Cuando las infieles son ellas

¿Qué razones pueden llevar a una mujer a cometer una infidelidad? ¿Es distinta la infidelidad si la comete un hombre o una mujer? Descubre las claves que llevan a un miembro de la pareja a ser infiel.

La infidelidad es un concepto que tiene diversas connotaciones en función de criterios personales, sociales y culturales. Si la definimos como la conducta sexual o romántica que se presenta fuera de la relación consentida entre los miembros de la pareja, la infidelidad va en aumento. Aunque sigue siendo mayoritaria en los hombres, según estudios recientes, este incremento se produce porque la balanza de la mujer se va equiparando.

Estudios realizados sobre sexualidad en la década de los 50 encontraron que, desde los 16 a los 60 años, los maridos eran más infieles que las mujeres en todos los rangos de edad. Más de sesenta años después, y en contraposición a las investigaciones anteriores, nos encontramos que, si bien los hombres siguen siendo más infieles que las mujeres en nuestro país, los porcentajes se van igualando por el aumento de la infidelidad femenina y también en este caso en todos los rangos de edad.

¿La infidelidad de las mujeres es distinta a la de los hombres? Desde la Psicología evolucionista se han realizado investigaciones que determinan las diferencias neurológicas en cuanto al sexo. Al estudiar las áreas cerebrales que se activan en el enamoramiento se observa que, en las mujeres, se estimulan las áreas de atención y las áreas relacionadas con la recompensa, mientras que, en los hombres, se encuentra la activación en áreas visuales y de excitación sexual. Esto puede explicar que las motivaciones y conductas infieles son distintas dependiendo de nuestro sexo. Así, se podría llegar a afirmar que los hombres son más propensos a presentar infidelidad sexual, y las mujeres, infidelidad emocional, motivada por razones de seguridad, bienestar y estabilidad emocional, alegando frustración e infelicidad en su relación y deseo de tener una relación íntima, emocional y romántica con otra persona.

4 razones por las que las mujeres pueden ser infieles

1.- La incorporación de la mujer al mundo laboral y, con ello, la ampliación de su círculo social. Algunas de estas mujeres ganan más que sus parejas y tienen mayor sensación de poder, por lo que experimentan lo que anteriormente ya les ocurría a los hombres de desear tiempo para ellas mismas. Así, el éxito y el poder también las coloca en la posición de tener lo que desean.

2.- Su relación con los hombres ha cambiado. La mujer de hoy viene de una educación sexual abierta y es consciente de su cuerpo. No desaparece con 50 años, sino que se mantiene sexualmente activa y atractiva. Si en su matrimonio disminuye la pasión o la sexualidad que tiene no le gusta, buscará mayor excitación sexual y una mejor relación íntima.

3.- El peligro de la monotonía. Si el aburrimiento se instala en la pareja, la mujer hoy en día no se conforma y su deseo de sentirse especial, admirada, deseada y hermosa le llevará a intentar capturar de nuevo la atención de otra persona para establecer una nueva relación más romántica e ilusionante.

La monotonía puede ser un factor clave para cometer una infidelidad | Unplash

4.- Las posibilidades aumentan. A los cambios mentales, sociales y culturales, se añaden nuevas tendencias motivadas por la tecnología. Internet y las redes sociales también son plataformas que pueden favorecer el encontrar una persona que nos ilusiona, en cualquier momento del día y sin movernos del sitio, algo que ocurre tanto a mujeres como a hombres.

¿Cómo viven los hombres la infidelidad femenina?

El proceso individual en que se vive la infidelidad es muy particular para cada persona. Sin embargo, normalmente se atraviesan por unas etapas muy similares a las de un proceso de duelo. Inicialmente, surge una etapa de sentimientos intensos de dolor y tristeza, por la pérdida de confianza en alguien importante, a la que le sigue una fase de negación y enojo por lo que sucedió y, en algunas personas, se produce dificultad para establecer una nueva relación sentimental. Todo esto afecta a la salud mental y es entonces cuando aparecen la baja autoestima, la apatía, la ansiedad, la tristeza y hasta la depresión. Y sí…, todos o la mayoría de hombres intentan recomponer la relación aun culpándose del motivo de la infidelidad.

No obstante, cuando una mujer es infiel, hay más cosas que solo un deseo sexual; en la mayoría de los casos, la infidelidad femenina conlleva la separación y el divorcio de la pareja.

Así que, cuidemos y observemos a nuestra pareja y mantengamos la ilusión que es la llama del amor, porque la infidelidad forma parte del problema, no de la solución...

«El amor nunca tiene una muerte natural. Muere de ceguera, de errores y traiciones. Muere de cansancio, de marchitamiento y de deslustres» (Anais Nin)

Alicia López Losantos es psicóloga y coach

Publicidad