Copa de vino

Publicidad

ESTUDIO SOBRE MÁS DE 17.000 ADULTOS

El consumo moderado de alcohol sube la tensión y no protege al corazón

Un nuevo estudio ha desmontado el mito en torno a las bondades del consumo moderado de alcohol porque la hipertensión es un factor de riesgo importante para el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular.

| Madrid
| 09.03.2019 09:03

Un estudio sobre más de 17.000 adultos en Estados Unidos ha demostrado que el consumo moderado de alcohol (entre siete y trece tragos por semana), aumenta considerablemente el riesgo de hipertensión o hipertensión, lo que contrasta con la creencia extendida de que ese consumo moderado protege la salud del corazón

Algunos estudios previos que han asociado el consumo moderado de alcohol con un menor riesgo de algunas formas de enfermedad cardíaca. Pero la mayoría de esos estudios no han evaluado la presión arterial alta entre los bebedores moderados. Dado que la hipertensión es un factor de riesgo importante para el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular, el nuevo estudio cuestiona la idea de que el consumo moderado de alcohol beneficia la salud del corazón.

"Creo que este será un punto de inflexión para la práctica clínica, así como para futuras políticas de investigación, educación y salud pública relacionadas con el consumo de alcohol -explica Amer Aladin, becario de cardiología del Wake Forest Baptist Health, en Winston-Salem (EEUU) y autor principal del estudio-. Es el primer estudio que muestra que tanto el consumo de alcohol elevado como el moderado pueden aumentar la hipertensión".

Según los investigadores, el impacto del alcohol en la presión arterial podría deberse a una variedad de factores. Debido a que el alcohol aumenta el apetito y, en sí mismo, es alto en calorías, beber a menudo conduce a una mayor ingesta calórica en general. Las actividades del alcohol en el cerebro y el hígado también podrían contribuir al aumento de la presión arterial.

Los datos para la investigación, presentada en la 68ª Sesión Científica Anual del American College of Cardiology, se obtuvieron del Estudio Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés), un gran estudio de décadas dirigido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Específicamente, los investigadores analizaron datos de 17.059 adultos de EEUU que se inscribieron en el estudio NHANES entre 1988 y 1994, la fase que se considera con datos más completos y representativos de la población norteamericana.

Los investigadores dividieron a los participantes en tres grupos: los que nunca bebían alcohol, los que tomaban de 7 a 13 tragos por semana (bebedores moderados) y los que tomaban 14 o más tragos por semana (bebedores intensos). Evaluaron la hipertensión de acuerdo con la guía de presión arterial alta ACC / AHA de 2017, que definía la hipertensión de la Etapa 1 como tener presión arterial sistólica entre 130-139 o presión diastólica entre 80-89, y la hipertensión de la Etapa 2 como presión sistólica por encima de 140 o presión diastólica por encima de 90.

En comparación con aquellos que nunca bebieron, los bebedores moderados tenían 53% más probabilidades de tener hipertensión en etapa 1 y el doble de probabilidades de tener hipertensión en etapa 2. El patrón entre los bebedores pesados era aún más pronunciado; en comparación con aquellos que nunca bebieron, los bebedores de bebidas alcohólicas tenían 69% más probabilidades de tener hipertensión en etapa 1 y 2.4 veces más probabilidades de tener hipertensión en etapa 2. En general, la presión arterial promedio fue de aproximadamente 109/67 mm Hg entre los no bebedores, 128/79 mm Hg entre los bebedores moderados y 153/82 mm Hg entre los bebedores pesados.

En su análisis, los investigadores ajustaron la edad, el sexo, la raza, el ingreso y el riesgo cardiovascular para separar los efectos del consumo de alcohol de otros factores con vínculos conocidos con la hipertensión. El autor del estudio asegura que el gran tamaño de la muestra probablemente ayude a explicar por qué los hallazgos parecen contrastar con los estudios previos en esta área, ya que las investigaciones que involucran menos participantes o solo un centro médico no tendrían el mismo poder estadístico que uno que utiliza un conjunto de datos nacional grande como NHANES.

"Este estudio no solo es grande sino también diverso en términos de raza y género -señala Aladin-. Los resultados son muy informativos para futuras investigaciones y prácticas. Si está bebiendo una cantidad moderada o grande de alcohol, pídale a su médico que le controle la presión arterial en cada visita y que lo ayude a reducir su consumo de alcohol y también a dejar de fumar".

Los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa en la presión arterial y el consumo de alcohol por género o antecedentes étnicos. Planean seguir analizando los datos para conocer cómo los factores demográficos pueden influir en la relación entre el consumo de alcohol y la presión arterial alta.

Te puede interesar

Los efectos del alcohol: un hombre discute y besa una estatua de Buda

Niebla y alcohol, principales peligros en la carretera para estos días

¿Por qué aumentan los adolescentes que no prueban el alcohol?

Publicidad