Una nueva investigación ha comparado beber una botella de vino por semana con fumar 10 cigarrillos para las mujeres y cinco para los hombres. Según investigadores del University Hospital Southampton NHS Foundation Trust, la Universidad de Bangor y la Universidad de Southampton, beber una botella de vino por semana aumenta el riesgo de cáncer de por vida en la misma medida que fumar hasta 10 cigarrillos, principalmente debido a la relación entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama, el de hígado y el de esófago.

El equipo dijo que si 1.000 hombres no fumadores y 1.000 mujeres no fumadoras bebieran una botella de vino por semana a lo largo de su vida, alrededor de 10 hombres y 14 mujeres desarrollarían cáncer como consecuencia. Como es de esperar, cuando se aumenta la cantidad de alcohol que se está reduciendo, el riesgo de cáncer aumenta. Por ello, según la investigación. si 1.000 hombres y 1.000 mujeres bebieran tres botellas de vino por semana, 19 hombres y 36 mujeres desarrollarían cáncer. De este modo, tres botellas de vino a la semana equivalen a ocho cigarrillos por semana para los hombres y 23 cigarrillos por semana para las mujeres.

La doctora Theresa Hydes, que trabajó en el estudio, explica el objetivo del mismo: "Está establecido que el consumo excesivo de alcohol está relacionado con el cáncer de boca, garganta, laringe, garganta, intestino, hígado y mama. Sin embargo, nuestros hallazgos se relacionan con el riesgo de por vida en toda la población por un consumo moderado". A nivel individual, sin embargo, el riesgo de cáncer derivado del consumo de alcohol o el tabaquismo varía según la persona y los valores del estudio son una media. En cualquier caso, las conclusiones son claras: "Incluso a niveles relativamente bajos, el alcohol puede tener graves consecuencias para nuestra salud".

No obstante, los investigadores quieren dejar claro que beber no es tan malo como fumar y las estadísticas tienen que ser vistas en contexto. Jane Green, profesora de epidemiología y codirectora de la unidad de epidemiología del cáncer de la Universidad de Oxford, señala que este trabajo confirma que, para la mayoría de los fumadores, su hábito de fumar conlleva riesgos mucho mayores de cáncer que el alcohol para la mayoría de los bebedores.