El verano es, para muchos, la estación favorita del año por el buen tiempo. A ello hay que sumarle que los días son más largos que las noches, por lo que el tiempo de ocio aumenta si se tiene en cuenta, que en estas, fechas la gente disfruta de sus vacaciones.

En la ciudad, en la montaña, en la playa, o ya sea en el pueblo; cualquier momento del día es bueno para sentarse a tomarse una cerveza o un vino. Aunque si está leyendo este artículo, tenga en cuenta a partir de ahora que no es aconsejable beber bebidas alcohólicas bajo los rayos del Sol.

Un estudio publicado en Skin Pharmacology and Physiology dice que el alcohol aumenta el riesgo de sufrir quemaduras en la piel, sobre todo en la época estival.

Para prevenir los efectos, los expertos aconsejan la ingesta de verduras, pues ayudan a generar carotenoides, unos pigmentos que hacen de barrera y bloquean los rayos ultravioleta para proteger nuestra piel. El alcohol, por el contrario, reduce su desarollo.

Los científicos llevaron a cabo un experimento con un pequeño grupo de hombres. Los expusieron a los rayos ultravioleta para calcular el tiempo que tardaban sus cuerpos en quemarse. Los que, previamente, habían consumido alcohol se quemaban antesque los que no lo habían bebido.

Los investigadores barajan la hipótesis de que el alcohol reduce los carotenoides haciendo que la piel sea más sensible a los rayos ultravioleta del Sol.